Proteínas: Los Ladrillos, Cables y Bisagras del Cuerpo

Las proteínas son los elementos de construcción del cuerpo. Nosotros (y todos los animales) somos esencialmente proteínas andantes. Cuando vemos a una persona vemos combinaciones de proteína. Cierto que contenemos grasas, hidratos de carbono y otra cantidad de cosas, pero lo principal, lo que reconocemos como un cuerpo (músculos, huesos, órganos, etc.) son fundamentalmente proteínas.

El cuerpo siempre está creciendo. Al principio de la vida ese crecimiento se nota en la talla y la altura, pero más adelante sigue creando y fabricando las partes que se gastan. Para hacerlo necesitamos alimentarnos con proteínas. Las más cercanas a nosotros son las proteínas de otros animales. Por eso comemos chuletas, jamón, pavo, pescado, etc. Compartimos con los animales los mismos Amino Ácidos y la mayoría de las vitaminas. Las fuentes de nutrientes de los Esquimales consisten solo de la caza y pesca. En ese entorno de frío constante, a menudo extremo, no hay espacio para un huerto.

Hay vegetales que también aportan proteína a la dieta. Los guisantes, quinoa, las almendras, anacardos (merey) y pistachos son buenas fuentes de proteína. Sin embargo, no es exactamente la misma proteína. Las proteínas de origen vegetal carecen de algunos de los Amino Ácidos esenciales.  Por eso una dieta vegetariana completa debe considerar la combinación de nutrientes que junten todos los componentes esenciales para una vida saludable.

En un esquema alimenticio saludable necesitamos mucha proteína. Durante años se mantenía que no se debía comer “demasiada”. Sigue siendo cierto que demasiado de cualquier cosa es malo, pero los baremos de consumo recomendable de proteína han aumentado.

Bajo el esquema alimenticio de Carbos Lentos como mucha proteína, un mínimo de 20 gramos en cada comida y más del 40% de la carga calórica en el desayuno.

Esto no es particularmente difícil. Está en nuestra naturaleza comer mucha proteína pero el temor a las grasas – generalmente asociadas a las proteínas – y la conveniencia del mundo moderno nos han acostumbrado a comer “empacado” (cereales, bollería, sandwiches, etc.). La demonización de las grasas han traído en contrapartida una glorificación de los Hidratos de Carbono, especialmente los cereales. Esa ficción se está acabando.

Si de todas maneras necesitas pistas de como aumentar eñ consumo de proteínas, empecemos por el  desayuno:

2 a 3 huevos y unas lochas de Jamón Serrano (no York procesado) cubren tus necesidades de proteína de la mañana. ¿Quieres más proteína o sales de casa a toda pastilla? Llévate un batido de proteína en un vaso mezclador. Puedes añadirle el agua en el trabajo. Por cierto, NO le azadas zumo ni leche, pero ese es otro artículo.

Hay varias modalidades de batidos de proteína: Los batidos de Concentrado, Aislado y Caseína son a base de leche (aunque a algunos le quitan las partes negativas de la leche). También hay batidos a base de Soja y de Huevo. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas.

 

 

Deja un comentario