Mi Pasión por el Arroz casi Arruina mi Matrimonio. Esto fue lo que hice

Yo siempre había sido un hombre con buen físico, me cuidaba y hacía ejercicio. Pero todo cambió después de casarme. Ahora estaba tan molesto con mi aspecto que cada vez que me veía en el espejo me provocaba romperlo. Mi pasión por el arroz y por muchos hidratos de carbono casi arruinan mi matrimonio. Me descuidé y mi deporte favorito era irme de tapas con mis amigos. Seguramente estaba pagando algún karma o algo, parecido por lo mal que hice sentir a mi mujer. Todo lo que haces en la vida tiene un efecto boomerang.

Hace un par de años le dije a mi esposa Fiona que si no rebajaba de peso, corría el peligro de que yo le montara los cuernos, porque no me provocaba estar con ella. Sí, así de rudo me porté con la mujer que me había inspirado la pasión más increíble de mi vida. Me enamoré de ella porque era divertida, inteligente, apasionada y muy guapa. Mis amigos me envidiaban y yo la mostraba como si fuera un trofeo. Realmente, me porté como un hombre de las cavernas. Lo que me faltaba era el garrote.

No me di cuenta del error tan grande que había cometido al herir a mi esposa de aquella manera. La rechacé porque tenía sobrepeso. Dormíamos en la misma cama, pero éramos unos extraños. La distancia se fue haciendo cada vez más fuerte hasta que…

Fiona me retó a cambiar

Un buen día comencé a ver a mi esposa diferente. Estaba radiante, ágil, llena de una energía que me produjo envidia sana. ¿Qué estaba haciendo para verse tan bien? Entonces pensé ¿y si es ella quien me está montando los cuernos porque soy yo quien está gordo?

La duda me estaba matando. Necesitaba averiguar lo que estaba ocurriendo y comencé a vigilarla como un detective. Se compró zapatillas para correr y ropa deportiva. Lo que no me encajaba era que comía más que yo y había bajado su volumen corporal. Eso sí, lo que comía no tenía nada que ver con lo que yo “tragaba”.

Para mí una vida sin pan o sin arroz era algo inconcebible. Mi pasión por el arroz era una auténtica adicción: lo necesitaba todos los días. Ella cocinaba “lo mío”, pero comía un arroz distinto. Saqué un paquete de la estantería, cuando ella no miraba, y leí en la etiqueta que decía Arroz Zero Zero Precocinado. También decía que no tenía Hidratos de Carbono ni azúcares, y que estaba hecho de Harina de Glucomanano. Aquello me sonó muy raro. “Esto no es arroz”, pensé en voz alta. Solté el paquete como si me quemara las manos.

-¿En qué te basas para decir eso, Antonio? –Fiona estaba detrás de mí, con los brazos cruzados.

Yo me quedé paralizado y mudo.

– Es más, hagamos una apuesta –me retó-.

Definitivamente, me intrigaba su nueva actitud…

– Ya que tu pasión por el arroz es de locos, te propongo que le des oportunidad a mi arroz. Vamos a cocinar juntos una receta de arroz primavera, con verduras, bien sabroso.

Soy de costumbres fijas. Es muy raro que me gusten los cambios y menos si me cambian la forma de comer.

– Una vez –insistió-. Si no te gusta, puedes seguir igual que como estás. No te haré lo que me hiciste cuando estaba más gordita, pero sí es cierto que me empujaste a cambiar mi estilo de vida y mi alimentación. Fue un reto para mí. Quise demostrarme que sí podía hacerlo y lo logré. Si yo pude, tú también. ¿Qué te parece?

Yo, boquiabierto, asentí casi sin pensar.

– Créeme -continuó–, si te gustas más a ti mismo, me gustarás más a mí también y creo que eso ayudará con lo que nos pasa hace tiempo. Quiero motivarte porque te amo y no me gusta verte triste y definitivamente, no me gusta cómo estamos como pareja.

Ingredientes del Arroz Primavera Zero Zero

1 Paquete de Arroz Zero Zero
1 Taza de Vegetales Congelados
Aceite de Oliva
Sal al gusto

Preparación del Arroz Primavera Zero Zero

Pones a calentar en una sartén un generoso chorro de aceite de oliva.  
Viertes los vegetales congelados en la sartén y los sofríes.  
Lavas y escurres el Arroz Zero Zero.

Lo agregas en la sartén y remueves para que se impregne con los vegetales.

 
Sofríe todo durante unos cinco minutos.  
Lo sirves en el plato que más te guste, lo decoras… ¡Y ya tienes tu Arroz Primavera Zero Zero!  

Las Ventajas del Arroz Zero Zero

Fiona me explicó las grandes ventajas del Arroz Zero Zero. Como no tiene Azúcares ni Almidón encaja perfectamente en el Método AleFit de alimentación que ella seguía y que ahora yo sigo también. Además, aporta muy pocas calorías (¡apenas 6 por cada ración!). Es muy saciante, pero igual puedo comer la cantidad que quiera sin remordimientos.

La Pasión por el Arroz Primavera ¡nos unió de nuevo!

Ese día mi mujer me dio una gran lección. Gracias a ella recuperamos la ilusión que pensé habíamos perdido para siempre.

Ese Arroz Primavera Zero Zero, me abrió la mente a nuevas experiencias. Puedo disfrutar de mi pasión por el arroz, pero de manera más saludable.

Parece mentira pero la buena alimentación, la salud y la forma física en efecto hizo que nos gustáramos más individualmente y como pareja. La chispa volvió a nosotros y nos vemos como cuando nos conocimos.

Además, ese sencillo ritual de cocinar juntos nos devolvió la ilusión de compartir lo cotidiano y nos alimentó las ganas de planear actividades menos rutinarias como hacer deporte, correr por la playa, hacer viajes de aventura…

¿Quieres ver el vídeo completo de cómo Alejandra hace el Arroz Primavera Zero Zero? Escribe un email a alejandra@zerozerofood.com y Ale te lo envía.

¿Te gustó esta receta y su historia?

<< Clica en los botones de Redes Sociales y compártelo con tus amistades.

Deja un comentario