Ganando la Batalla Para Perder Peso

Ganando la Batalla Para Perder Peso - AleFit_01Hola. Soy Cándido González Jr., mido 1,88 de estatura y tengo 46 años de edad. Cuando empecé el Método Alefit  pesaba 136 kilos y tenía un porcentaje de grasa corporal de 36 por ciento. Hoy puedo afirmar que estoy ganando la batalla contra la grasa corporal, porque encontré la herramienta adecuada perder peso de manera saludable.

Conocí a Alejandra Yéspica y a Miguel Ramos, los creadores del Método AleFit, el 31 de Diciembre haciendo compras de último minuto para despedir el año 2014.

Indudablemente la Navidad es una etapa en la que comemos de manera desaforada, y perder peso es siempre uno de nuestros propósitos de año nuevo. Una temporada en la que estamos receptivos a los cambios y dispuestos a transformar nuestras vidas para comenzar con energía un año más.

Esa tarde la vida no solo me regaló la posibilidad de conocer a dos personas maravillosas, a las que hoy considero mis amigos y que además son los creadores de el Método AleFit.

Esa Navidad la vida y ellos me regalaron una fórmula para perder peso, que cambio mi vida radicalmente desde el momento que la puse en marcha. Desde entonces y hasta hoy el Método Alefit ha sido el estilo de vida que elegí para seguir en el camino y librar la batalla para perder peso. He conseguido resultados altamente satisfactorios que me han convertido en una persona más saludable, con un porcentaje de grasa corporal de 23 por ciento, 10 tallas menos y que me hizo perder 25 kilos de peso.

La Batalla Para Perder Peso

Ganando la Batalla Para Perder Peso = 136 kilos - AleFit_02Durante toda mi vida luche con la balanza. Perder peso fue siempre una de mis metas más anheladas. Mi primera dieta la hice con 9 años. Probé todos los modelos de nutrición y las dietas para perder peso con efecto rebote fueron mis eternas acompañantes. Llegué a ser un Obeso Mórbido a la edad de 19 años con un peso de 142 kilos a los 27 alcance mi peso máximo 172 kilos.

La única solución que encontré a mis problemas de obesidad y perder peso, fue el someterme a una cirugía bariátrica en dos oportunidades. Un proceso complicado de alto riesgo y que representa una solución temporal al problema de la obesidad mórbida.

La primera cirugía fue una segmentación gástrica. Una banda que te colocan en el estómago y que reduce tu capacidad de comer en un 70 por ciento. Logré el objetivo adelgazar y llegué a perder 62 kilos.

Solo que esta cirugía está diseñada para que todo exceso de alimentos superior a la capacidad de tu estómago segmentado sea devuelto. Vomitaba todo lo que comía. la segmentación gástrica me produjo una bulimia mecánica que me llevó a alimentarme, básicamente de Yogurt líquido, puré de patatas y leche.

Fue así como logre perder 63 kilos, mi cabello se comenzó a caer y me convertí en un auténtico cadáver de 78 kilos, le pedí a mi médico que me quitara la cirugía y como era lógico se negó. Pesaba 79,8 gramos había logrado perder peso, era un paciente exitoso. Y revertir la cirugía implicaba volver a aumentar de peso, me faltaba perder dos kilos para llegar a mi peso ideal. Ese peso que dictan las tablas y que parece tan alejado de tu verdad.

Soy consciente que durante el proceso de perder peso con esta cirugía toqué casi todos los matices del peso. El ideal para mi donde me veía sano eran los 95 kilos. Fue en esta etapa de mi vida cuando ese esfuerzo empezó a dar frutos, estaba en el lado flaco de la vida. A mis 21 años hice mi primer pase como Modelo. Empecé a presentar eventos de belleza y ¡Hasta fui el novio de una reina!

Las experiencias que viví en el lado flaco, estuvieron llenas de éxito profesional, de momentos inolvidables que merecían todo aquel esfuerzo que había pasado.

Efectos Secundarios de la Cirugía

Pero aquella segmentación gástrica me produjo una delgadez extrema y una bulimia que me hicieron buscar un especialista que revirtiera mi proceso, y lo conseguí.

Subí en una semana 9 kilos, comiendo básicamente lo que toleraba. Entonces empecé a hacer ejercicio y me mantuve dos años en 98 kilos con un aspecto saludable.

Seguía en el lado flaco de la vida. Recibí una oferta para trabajar como monitor de un “Effortless Gym”, una especie de mesas que ayudaban a hacer ejercicio sin esfuerzo y sin fatigarse . La vida me llevo a Florida U.S.A. y Allí como muchos tuve la oportunidad de cumplir eso que llaman el sueño americano.

Mis malos hábitos de nutrición, la falta de entrenamiento hicieron que aumentara 12 kilos y fui despedido del “Effortless Gym”, porque no estaba dando la imagen adecuada para atender a personas que tienen la intención de perder peso.

Ganando la Batalla Para Perder Peso - AleFit_03Empecé a trabajar en hostelería y cansado de batallar con los kilos caí en una depresión que me hizo aumentar a casi 173 kilos.

Regrese a mi país derrotado y con 32 kilos más de los que tenía cuando me operaron.

Volver a aumentar de peso después de tanto esfuerzo fue una auténtica pesadilla. Durante mi periplo buscando Médico que revirtiera la segmentación gástrica visite tres especialistas. Dos se negaron y me recomendaron cambiar a una técnica más agresiva y el tercero me la quitó.

Un día viendo la tele estaba el jefe de cirugía de un Hospital explicando el by pass gástrico que acompañado de una colecistectomía, representaba la última novedad en cirugías para perder peso.

¡Me Vuelvo a Operar!

Me presenté en su consultorio desesperado y aquel médico que una semana antes estaba en la tele, me explico las bondades de esta delicada cirugía para perder peso.

La cirugía costaba 12.000 dólares (casi 11.000€), pero aquel Médico me vio tan desesperado, deprimido y desolado por perder peso, que me ayudo a entrar en un estudio, que hacían los estudiantes de cirugía durante el último año de cirugía general en la facultad de medicina de aquel hospital.

Agradezco su apoyo y el de los médicos residentes que me acompañaron en ese proceso que me ayudó a perder peso.

Hoy más que nunca soy consciente de los riesgos que corrí sometiendo mi cuerpo a aquellas cirugías. Estas cirugías sin lugar a dudas me ayudaron a perder peso. Pero también perdí masa muscular, aumentó mi caída del cabello y siempre todo estuvo relacionado con mis malos hábitos alimenticios.

A los 29 años volví al lado flaco. El día que cumplía un año de operado estaba realizando mi prueba como actor en televisión.

Trabajé en televisión hasta el año 2003. Participé en 11 telenovelas, fueron 4 años en los que mi peso se mantuvo estable y viví una experiencia laboral única y hasta ahora irrepetible.

Soy hijo de emigrantes Canarios y al volver a España en el 2003, la buena mesa, el exceso de hidratos y azúcares hicieron que fuera aumentando de peso. Tenemos un código genético y la cirugía para perder peso, si no está acompañada de una nutrición correcta está destinada a fracasar.

Mis médicos me lo advirtieron. Soy el único responsable de lo que ha pasado. Porque si no comes de la manera correcta, no hay cirugía, ni método alguno para perder peso que pueda funcionar.

En 2007 Acudí a la unidad de digestivos del hospital Ramón y Cajal. Y me entrevisté con el presidente de la sociedad de Cirugía Bariátrica en España. En ese momento estaba dispuesto a volverme a operar. Ambos diagnósticos coincidían. Si me sometía de nuevo a una cirugía para perder peso, estaba poniendo en riesgo mi vida, había que hacer dieta para poder adelgazar.

La cirugía bariátrica fue una herramienta que me permitió en dos oportunidades perder peso, para posteriormente recuperarlo por mis malos hábitos de nutrición.

Resumir en este post Mi Batalla Para Perder Peso de 37 años posiblemente lo conviertan en una película digna de una superproducción épica.

Una vida intensa con una profesión directamente ligada a la imagen. Hicieron que en mi camino de vida, de manera constante. Aparecieran dietas de todo tipo para perder peso, que al final terminaron en fracaso y obteniendo como resultado un nuevo aumento de peso.

El Método AleFit

Aquella tarde del 31 de Diciembre de 2014, Haciendo compras de último minuto para Fin de año, conocí a Alejandra y Miguel. Una pareja con una estructura física similar a la que me habría gustado tener y de aspecto saludable.

Mis 136 kilos de entonces representaban un profundo dolor de cabeza y una preocupación. Ellos me contaron que seguían un método de alimentación y que podían ayudarme a conseguir mi objetivo cambiando mis hábitos de nutrición.

A veces intentamos tantas cosas en búsqueda de resultados que no nos percatamos que la solución puede llegar a ti donde menos lo esperas. Efectivamente ese día la encontré.

Alejandra me invitó a despedirme por todo lo alto de esa vida que había llevado hasta ahora. sus palabras al darme la tarjeta de www.enformaconale.com, fueron bastante precisas:

“Come todo lo que quieras y despídete de lo que eres ahora. Comienza un nuevo año cambiando tu estilo de vida y después de Reyes nos llamas y quedamos para darte las indicaciones para que comiences con nosotros el Método AleFit“.

Lo dicho. No solo esperé a Reyes y me comí el planeta antes de empezar, sino que además me di el tupé de quedar con ellos el 15 de Enero y empezar el Método AleFit el 19 de enero de 2015.

Ese día después de reunirnos y documentarme en la página empecé mi nueva vida. en la pagina estaban: los alimentos permitidos y todo lo que debía abandonar para convertirme en la persona que soy ahora.

Durante 4 semanas en la Fase Uno comencé a experimentar cambios en mi cuerpo, confieso a día de hoy, que ese tiempo representó El Cambio.

El Camino Correcto para Perder Peso

Cuando lo has probado todo para conseguir la meta y sabes lo duro que es perder peso y poder alcanzarla. Encontrar un método amable, saludable, con posibilidades de darle variedad a la hora de comer. La hora de comida se convierte en un regalo. Y más si al finalizar la Fase de Reseteo, tu cuerpo te premia con perder 15 kilos.

En el proceso me reuní cada dos semanas con Alejandra y Miguel. Ambos fueron un apoyo moral importante porque no es fácil cambiar tu vida. En este camino para perder peso nunca me he sentido solo. Cuando pasé a la Fase 2 Alejandra y Miguel me revelaron el Mágico Secreto que hace que este método sea llevadero, el fantástico Día Libre o Cheat Day.

No solamente no contaba calorías y comencé a perder peso. Comía de manera saludable y deliciosa platos preparados con toda su sazón (inclusive fritos). Frutos secos, aguacate, tomate y más si no que además un día, un día a la semana durante 24 horas, tenía la posibilidad de comer todo lo que quería.

Este día libre ha conseguido que casi dos años después, yo siga manteniendo un nuevo estilo de vida saludable. A todos los antojos que tengo les doy rienda suelta el día libre. De esta manera tengo menos posibilidades de echar marcha atrás y de abandonar un estilo de vida, que aparte de transformar mi físico, me ayudó a perder peso y transformó mi salud.

A los seis meses de estar haciendo el Método AleFit, una amiga con la que vivía me vio desayunando y me dijo: “Debes tener el colesterol por las nubes”. Aquel desayuno consistía en: dos aguacates, dos huevos fritos con sardina bañados en mousse de tomate, un puñado de almendras, un pomelo y un suculento Café con Mantequilla. Era todo lo contrario a lo que durante tantos años me habían dicho que una dieta saludable. Así que fui a la farmacia y me hice una prueba de colesterol rápido y la maquinita no me leía el resultado, que estaba por debajo de 140.

Entonces fui a mi médico de cabecera que me hizo unas analíticas más completas y para mi sorpresa los resultados estaban excelentes, tanto que me preguntó ¿Qué estás comiendo?

Han pasado casi dos años desde que empecé el Método AleFit. Cada seis meses me hago un control con mi médico de cabecera. Mi porcentaje de grasa pasó de 43% a 24%. Pasé de una talla 66 a una 56 de chaqueta y baje de la talla 52 de pantalón a una talla 46. Logré perder 25 kilos de peso y todo esto gracias a este nuevo estilo de vida.

Nunca imagine que el Método AleFit iba a convertirse en el complemento perfecto a mi condición de paciente operado de cirugía bariátrica, cirugía que eche a perder por dejarme llevar por el demonio del azúcar.

Ganando la Batalla Para Perder Peso - AleFit_04La vida me regaló aquella tarde la oportunidad de cambiar, mejorar mi salud, volver a sentirme a gusto con mi aspecto fisico. Me regalo un poco más de seguridad, autoestima y confianza.

Volver a dibujarme una sonrisa en el rostro. Celebrar mi cumpleaños 46 acercándome a un poco a esa versión más perfecta de lo que me habría gustado ser. Me hace reflexionar que estoy en la mitad del camino.

Probablemente no tengo el cuerpo Fitness de revista que muchos soñamos. Pero logré perder peso y me convertí en un hombre saludable, lleno de energía.

He ido descubriendo como poco a poco la grasa se va derritiendo y va descubriendo la masa muscular que se ocultaba debajo. Que incluso estando en pesos inferiores al que tengo ahora, no había visto.

No es Cuestión de Peso

Todo este proceso de cirugías, todas estas batallas ganadas y perdidas me han enseñado que la vida no es cuestión de peso.

Cuando te haces grande importa más estar a gusto con lo que eres. Ralentizar el proceso de envejecimiento y estar por encima de todo saludable. En el camino del Método Alefit aprendí que lo más importante es perder grasa para disminuir el porcentaje de grasa corporal. Que la masa muscular es vital para un aspecto saludable y que el peso no importa.

Alejandra y Miguel siguen allí, me dan apoyo incondicional en mi proceso y veo con gusto como día a día el grupo de Followers del Método AleFit crece.

Hoy, soy parte de un equipo de trabajo que está ayudando a que personas que como yo, como tú o como muchos que andan perdidos por la red, estamos librando una batalla contra el exceso de grasa corporal. Muchos Followers ya están transformando sus vidas, han conseguido perder peso y disminuir su porcentaje de grasa corporal gracias a esta valiosa herramienta.

Solo deseo que este testimonio sea un aporte para todo aquel que sienta que está perdido. Vivimos en un mundo diseñado para flacos y esta herramienta me permitió aprender la manera correcta de comer para alcanzar mis objetivos. Sé que el equipo de En Forma Con Ale estamos trabajando día a día para hacerla llegar a tantas personas como sea posible.

Alejandra, Miguel seguimos avanzando. Gracias infinitas por vuestro apoyo y hacerme entender que a mis 46 años estoy en la mitad del camino para Ganar la Batalla para Perder Peso.

 

¿Te gustó este testimonio de Cándido? Compártelo con tus amigos, clicando en los iconos de la izquierda.

Puedes conocer mejor a Cándido y leer más de sus experiencias con el Método AleFit clicando aquí.

Deja un comentario