Esquema de Carbos Lentos

 

Carbos Lentos 01Te voy a contar como es el esquema de tipo “Carbos Lentos” que seguimos para “hackear” nuestro cuerpo y lograr las medidas que queríamos de la manera más sencilla y natural.

Prefiero la palabra “esquema” porque a estas alturas, dieta ya suena a fracaso. Una dieta es algo que haces por un tiempo limitado para perder peso (como en “Tengo que hacer una dieta relámpago porque el mes que viene es la boda de Julieta”). Te matas un mes comiendo lechuga y al final no sirve o porque abandonas o porque el efecto se pierde con efecto YoYo.

Además, a mi me interesa controlar mi Porcentaje de GRASA CORPORAL y me preocupa menos (¡nada!) el PESO. Entre uno y otro enfoque, la estrategia es diferente.

A continuación te explico las partes del Esquema Carbos Lentos, pero si solo sacas una cosa de este artículo que sea esto: Evita los Hidratos de Carbono Rápidos. Dejarás los panes y bollos, las tartas y pizzas, patatas y el maíz en tu día a día.

A: Reseteo Hormonal

  • Durante un mes no comimos (casi) nada de Hidratos de Carbono

Quizás no lo sepas, pero los Hidratos de Carbono son los principales causantes de nuestras gorduras. El proceso es bastante complejo y lo tratamos en detalle en otros posts pero podemos resumirlo así:

Los hidratos de carbono que “sobran” se almacenan como grasa. Además, nuestros hábitos alimenticios han “mal-acostumbrado” la producción de Insulina, hormona que debemos “resetear”. Por eso hicimos algo extremo (por poco tiempo): Durante un mes no comimos casi nada de de Hidratos. Si comimos Proteínas, Grasas y Vegetales Fibrosos (espinacas, brócoli, tomate, etc) que son  técnicamente Hidratos pero “de los que mejor se portan”.

Tras ese plazo “de choque” pasamos al esquema de “los 5 principios”, una forma de comer que seguimos normalmente.

B: 5 Principios de los Carbos Lentos

  1. Evita los hidratos rápidos
  2. Haz del aburrimiento una virtud
  3. No bebas calorías
  4. No comas frutas
  5. Rompe estas reglas un día a la semana

1.- Evita los Hidratos “Rápidos”

No comas Hidratos “Rápidos” (este post sobre el Índice Glucémico explica porque llamamos “hidratos rápidos” a unos alimentos hidratos e “hidratos lentos” a otros). Los reconocerás más fácilmente porque son los alimentos fundamentalmente “blancos”: Azúcar, Arroz, Pan, Pasta, Patatas y Maíz. Incluyo aquí todas sus versiones no blancas (arroz integral, maíz amarillo, etc).

2.- Haz virtud de lo aburrido

 Ciertamente lo que proponemos es aburrido, aunque no tiene porque ser soso. Si reduces los alimentos, reduces las opciones y eso puede parecerte aburrido. Lo es. Pero velo como una ventaja: no tienes que pensar demasiado en “que hacemos hoy para comer”. Es igual que usar uniforme para el trabajo. Te ahorras mucho tiempo cada mañana.

Muchos esquemas alimenticios fallan justamente por ponerse a inventar: “Seguro que si le pongo Bechamel no pasa nada” o, “Hoy me doy un gusto, pero mañana como la mitad”.

3.- No bebas calorías

Es fácil hacerse la idea de que un líquido “no hace nada”. Muchas veces es todo lo contrario. Muchas bebidas son justamente las causante de que no puedas controlar tus medidas. Los refrescos, los zumos y la leche son unas de las razones por las que no logramos reducir esos centímetros. Ni hablar de la cerveza, el vino y otras bebidas alcohólicas.

Lo mejor es beber solo agua. Vale, muy aburrido (ver #2) pero no hay duda que es lo mejor. Si te supera eso de beber agua sola, puedes tomar agua con gas y/o echarle zumo de limón pero del de verdad.

Otra opción, no tan buena, son los refrescos “zero”. Hay estudios que sugieren que, aún sin calorías, los edulcorantes tienen el mismo efecto que el azúcar, pero aún no hay conclusiones firmes.

4.- No comas frutas

¡¿Qué?!  ¡Con lo sanas que son! (etc, etc). Todo en su momento (ver #5). Es cierto que las frutas tienen vitaminas, minerales y algo de fibra pero cargan con el equipaje de montones de azúcar (la fructosa). Si te preocupan los micro-nutrientes tómate unas pastillas de vitaminas y minerales.

5.- Rompe estas reglas un día a la semana

Rompemos todas estas reglas los domingos cuando comemos pizza, pasta, tartas, chocolate, helados, frutas, salsas, tomamos vino o cerveza, etc, etc. Como uno normalmente sale a cenar o de copas los sábados, podemos asumir que domingo “empieza” a las 22:00 del sábado (y termina a las 22:00 del domingo, claro).

Cuando uno limita la alimentación nuestro organismo “se da cuenta” y modifica el metabolismo para adaptarse a lo que podría ser una hambruna o largo invierno. Se hace cada vez más difícil controlar las medidas porque el cuerpo se resiste. Su función primordial es la supervivencia y preferirá ralentizar nuestra actividad (“me siento tan cansada”) para que gastemos menos energía y ahorremos reservas. Por ello es preferible controlarlo durante seis días y darle “todo” una vez a la semana.

Esta estrategia tiene, además, un beneficio psicológico. Es muy difícil mantenerse firme por tiempo indefinido con los principios expuestos aquí. Nos gusta comer pasta, arroz, tartas, frutas, vino y cerveza porque saben bien. No es nada agradable convertirnos en monjes tibetanos. Si sabemos que tras 6 días de aburrimiento podemos disfrutar uno sin límites, el proceso se hace más llevadero.

 

Nota 1: Se distinguen tres grandes tipos de alimentos: Proteínas, Grasas y Carbohidratos. Las Proteínas son – principalmente – las carnes (de vaca, pollo, pescado, etc) y ciertos vegetales (la Soja, etc).Las grasas pueden ser de origen animal (tocino, grasa de pollo, etc) o vegetal (aceitunas, aguacates, nueces, etc). Lo demás (pasta, arroz, patatas, etc) son Hidratos de Carbono. La mayoría de los alimentos tienen algo de los tres tipos pero en diferentes proporciones.

Por ejemplo, las lentejas son principalmente Hidratos de Carbono (un 17%), pero también tienen Proteínas (un 7%) y Grasas (<0,5%). Las carnes suelen ser proteína (20%-25%) y grasas (15%-25%) mientras que el Aceite de Oliva es pura grasa y el azúcar puro Carbohidrato.

Nota 2: A veces digo “Hidratos de Carbono” y a veces “Carbohidratos“. Ambos son correctos pero uso el segundo más a menudo por ser una sola palabra.

Nota 3: Además, hay un montón de otras cosas super-importantes como la fibra, las vitaminas y los minerales, pero lo grueso (en volumen) son esas tres.

Nota 4: Uso “esquema” porque no me gusta la palabra “dieta” que suele entenderse como algo que se hace por un tiempo específico para lograr un resultado puntual (típicamente “perder peso”). Dos definiciones de “dieta” de la Real Academia Española indican que es un “Régimen para enfermos” o la “Privación de comer”. Nosotros usamos la tercera definición de “dieta”: “Sustancias que regularmente se ingieren como alimento”. Hacemos énfasis en “regularmente” porque es una forma de vida.

Deja un comentario