Archivos de la categoría Nosotros

Descubre el Secreto de la Bechamel Sin Gluten de mi Nieto Celiaco

En mi familia todos afirman que soy una “Súper Heroína” por haber encontrado el secreto para que mi nieto pueda comer pasta con Salsa Bechamel sin Gluten.

Es que tengo un nieto celiaco de nueve años llamado Luca. No se imaginan lo triste y doloroso que es explicarle a un niño que no puede comer una pizza o una pasta, especialmente cuando hay otros niños alrededor disfrutando estos deliciosos alimentos.

Luca es muy valiente y ha tenido que madurar mucho más rápido debido a su condición.

Cada vez que lo veo con mi delantal de cocina amarrado alrededor del cuello como si fuera una capa, corriendo por la casa simulando volar y defendiéndome de villanos imaginarios, me hace reír un montón y pienso en lo afortunada que soy por tenerlo en mi vida. Él también me ha enseñado a crecer.

Aunque asegura que soy yo la heroína de la película, Luca es mi superhéroe.

El secreto no es solo mérito mío. Mi hija, la madre de Luca, llegó un buen día a casa con algo que me resultó extraño. Yo soy muy escéptica para ciertos asuntos, sobre todo si están relacionados con las recetas de toda la vida. Siendo italiana ¿quién va a decirme a mí cómo se hace una buena pasta casera? Es como decirle a un astronauta cómo se pilota una nave espacial.

Pero un buen día, mi hija puso en mis manos un paquete de pasta con una etiqueta que decía Zero Zero.

-Mami, -dijo emocionada- encontré la solución para que Luca pueda comer los espaguetis que tanto le gustan.

-¿Qué es esto? -reclamé, con mi mejor tono de Abuela italiana de toda la vida- ¿Es de fiar? – La verdad es que no sabía qué pensar.

Mi hija me explicó que había asistido a una degustación de una pasta especial para celiacos. Allí le dijeron que la pasta estaba hecha de Glucomanano, una harina sin gluten, que se extrae de la raíz de una planta oriental llamada Konyacu.

-Me suena a chino –le dije con resquemor.

-No estás muy equivocada. Proviene de Asia.

Mi expresión fue de “¡Qué me estás contando!”. De forma rápida y resumida, mi hija me aseguró que la pasta Zero Zero era apta para celiacos, diabéticos y personas con sobrepeso. Tenía también el aporte necesario de fibra para una buena y sana alimentación. Además, a diferencia de las pasta sin Gluten que ya habíamos probado (¡y que Luca odia!) tiene un sabor neutro. Realmente absorbe el sabor de la salsa que le echas. Está siempre al dente, se enrolla fácilmente en el tenedor y viene pre-cocinada.

Levanté una ceja a lo Sofía Loren y con aire de superioridad italiana le solté:

-¡De ninguna manera! Si no está hecha con harina de trigo y huevos ¡no es pasta!

El caso es que, como solemos hacer mi hija y yo, discutimos un buen rato. Yo me mantenía en mis trece mientras ella, mujer profesional, moderna trataba de convencerme con toda la información nutricional. Era, sin duda una clásica batalla generacional como muchas otras que hemos tenido en nuestras vidas. Así habríamos seguido excepto que noté una presencia que me hizo recapacitar y abrir la mente…

Como tantas otras veces que discutíamos, Luca se interpuso entre nosotras, con su capa de Superhéroe, a repartirnos abrazos a las dos. ¡Tan pequeñín y tan poderoso! Solo llega a las piernas, pero nos desarma en un instante…

En ese momento me di cuenta que toda mi resistencia era absurda. Lo importante es que a Luca, a mi nieto amado, le hace daño la pasta de trigo. La que yo defendía, la que conozco de toda la vida y representa un valor culinario y cultural de mi familia y mi país, le pone enfermo.

– María, tienes razón. Lo primero, lo más importante, es Luca. ¡Voy a probar esta pasta Zero Zero! Eso sí, la vamos a comer nosotras primero y luego se la damos a él. Además, le prepararé su salsa favorita, la Bechamel.

– ¡No Mamá! –interrumpió María- ¡Que también lleva harina de trigo!

-¿Sabes qué, hija? –le contesté, orgullosa de mi arrojo– Haré lo que tanto me has insistido que haga. Buscaré en internet a ver si encuentro una solución. Te propongo un reto: Hacer una salsa bechamel sin gluten que Luca pueda comer.

Ingredientes de la Salsa Bechamel sin Gluten

  • 125 g. de Almendra Molida
  • 350 ml. de agua
  • 50 g. de mantequilla
  • 1 cdta. de sal
  • ½ cdta. de nuez moscada en polvo
  • Aceite de oliva

Modo de preparación de la Salsa Bechamel sin Gluten

Vierte el agua y la almendra molida en el vaso de la licuadora.
Bate todo hasta que la mezcla tenga una textura suave.
Pon a calentar en una sartén la mantequilla y el aceite de oliva.
Cuando la mantequilla esté derretida, vierte la mezcla de almendra molida con agua en la sartén poco a poco.
Remueve la mezcla hasta que esté homogénea y un poco espesa.

¡Recuerda que debe tener una textura de salsa suave para la pasta!

Le pones la sal y la pizca de nuez moscada y ¡listo! ¡Ya tienes tu bechamel sin gluten!

Para servirla, pones tu bechamel sin gluten en un bonito cuenco de cristal…
O, directamente la pones sobre tu pasta Zero Zero, con un toque de rawmesano.

El Rawmesano es un fabuloso sustituto del Queso Parmesano, sin leche que ¡te viene fenomenal!

¡Deliciosa!

Por cierto, ¿quieres ver el vídeo completo de cómo se hace la bechamel sin gluten? ¡Escribe un email a alejandra@enformaconale.com y te lo manda!

El Regalo que le di a mi Nieto para Hacerlo Feliz y Mejorar su Salud

Me puse mi delantal especial y me convertí en la súper abuela al rescate. Tenía dos retos muy importantes: descubrir las bondades de la pasta Zero Zero y crear una salsa bechamel sin gluten. Abrí la estantería de los alimentos y comencé a buscar algo que sustituyera la harina de la bechamel. Miré y miré por todos lados hasta que de pronto, vi una bolsa que contenía harina de almendras.

Ecco qui! ¡Forse questo servirà! –exclamé con sorpresa.

Desde muy pequeño, mi nieto no podía comer nada que tuviera gluten. Casi todos los alimentos contienen gluten, por lo que resultaba muy complicado que mi nieto pudiera comer casi cualquier cosa. Cuando lo hacía, los dolores en el estómago eran terribles porque la digestión se le dificultaba. Lo veía sufrir y yo sufría con él, pero en silencio, para no asustarlo. Mi nieto ha aguantado mucho, es muy valiente. Ha tenido que soportar también que otros niños e incluso adultos lo miren como un bicho raro, sin ponerse en su lugar o tratar de comprenderlo. Te aseguro que eso duele mucho.

Siempre traté de cocinarle alimentos que le gustaran, que le sentaran bien y que le hicieran feliz. Ahora que tenía en mis manos la solución a su problema, me sentí más responsable de su felicidad que antes. El regalo que le di a mi nieto para hacerlo feliz y mejorar su salud fue una bechamel sin gluten apta para celiacos. Así fue como empecé a crear recetas especiales para él. Cuando mi nieto quería comer pasta, ya tenía la pasta que su madre había descubierto con gran éxito: la pasta Zero Zero.

Sí, tuve que bajar la cabeza ante la pasta Zero Zero y darle la razón a mi hija con un gusto enorme y con gran felicidad. Era el sueño de toda persona celiaca amante de la pasta: era de sabor neutro, fácil de hacer, con una textura suave ¡y no se pasa nunca de cocción! ¡Luca disfruta mucho enrollándola en el tenedor! Lo mejor de todo es que puedes comprar la pasta Zero Zero por Internet y así te llega dondequiera que estés.

El Reto de la Bechamel sin Gluten para Celiacos

El secreto de una bechamel está en el punto de sal y de nuez moscada. Pero el secreto de mi bechamel sin gluten consiste en que está hecha con harina de almendras. ¿Verdad que nunca pensarías que se puede hacer una bechamel sin gluten con este ingrediente? Te invito a que hagas el reto de la bechamel sin gluten para celiacos.

¿Te gustó este artículo de la Bechamel Sin Gluten?

<< Clica en los botones de Redes Sociales y compártelo con tus amistades.

Maria Gabriela – Gaby – Follower del Método AleFit

Maria Gabriela Gaby _3324Hola, ¡soy Gaby!

Nací un 30 de Abril, soy Celíaca y tengo una familia maravillosa.

He vivido en Italia, Venezuela, USA y España actualmente.

Estudié Administración de Empresas. Trabajé en diferentes ámbitos profesionalmente, crié al mismo tiempo 3 maravillosos hijos y he creado en cada parte que he vivido un hogar.

Me encanta la cocina, el preparar para compartir y disfrutar. También me gusta la música, bailar y todo lo relacionado con crecimiento personal, espiritual, propósito y dirección de vida.

Actualmente soy Facilitadora de Sanación Reconectiva y Practicante Certificada de la Reconexión. Puedo decir que en mi vida he pasado por muchas etapas difíciles pero, con lucha, esfuerzo y perseverancia, he salido adelante sin perder nunca la fe y amor por lo que hago y quiero, por lo que me he puesto como bandera ver que aprendo de cada situación, añadiéndolo como experiencia en mi vida y lo más importante que me ayuda a “crecer”

He aprendido que “Nunca me equivoco si hago lo correcto”. Todos los caminos me llevan a donde quiero ir aunque encuentre bifurcaciones y obstáculos que superar.

Y adicional e igual de importante, soy una fiel devota del Método Alefit, donde además de recuperar mi figura puedo seguir disfrutando de mi pasión por la cocina.

Si quieres ver mis recetas en este blog, clica aquí: Gaby

Temor a los Químicos – Una Tontería

Monstruo del Dr Frankenstein - Solo Ingredientes NaturalesTememos lo que no entendemos, es natural. Al niño le asusta la oscuridad porque no sabe lo que esconde. Igual sucede con el miedo o aversión a la ciencia. Hay dudas y desconfianza ante los “químicos” porque tienen nombres incomprensibles para una mayoría que prefiere la seguridad de lo que conoce de toda la vida.”Sal”: bien, “Sodio”: mal, “Cloruro Sódico”: ¡Fin de mundo!

Eso lleva a preferir ciegamente cosas “naturales” que “no contienen químicos” lo que resulta una soberana tontería porque todo, TODO, es y somos químicos. Nosotros, las chuletas, los plátanos, las camisetas y las cestas de mimbre y si no, leete todos los compuestos que contiene un plátano 100% natural:

Banana - Químicos

Plátano 100% Natural

 

 

 

 

 

 

Incluso la idea de que algo es mejor o peor porque esté hecho por el hombre es ridícula. Desde más de 5.000 años comemos cosas modificadas por el hombre. Ni los animales de la cuadra más artesanal ni los alimentos de la agricultura más ecológica se parecen a sus versiones originales. Todo lo que consumimos hoy día es producto de este desarrollo y puede ser considerado un Alimento Genéticamente Modificado o Transgénico.

¡Estamos mejor gracias a los químicos!

(… y a los bioquímicos, los ingenieros, los matemáticos, etc.)

¡Menos mal que hemos modificado nuestros alimentos! Las versiones antiguas eran duras de digerir, alimentaban poco y era muy difícil criarlas o cultivarlas. Gracias a los desarrollos de miles de años de humanidad, desde la artesanía antigua hasta la ciencia moderna, vivimos más años y somos más sanos que cuando ambulábamos desnudos por junglas y praderas.

Esto no significa que cualquier cosa (natural o artificial) es necesariamente buena, o necesariamente mala. Preocúpate por si algo que vas a comer es tóxico, dañino o directamente inútil. Eso tiene sentido. Lo que no tiene sentido es darle propiedades de magia blanca o negra al palabro del momento sea bifidus, integral, transgénico u otros tantos.

Marketing, Modas y Superstición

Claro que hay compuestos que pueden ser perjudiciales a la salud. Lo triste es como las masas se dejan llevar por modas tontas sin ton ni son a favor o en contra de algo sin el más mínimo sustento científico. En cuanto un término pega, hay una fe ciega a favor o en contra sin base.

Por ejemplo, últimamente se ven toneladas de productos “sin gluten”, incluso muchos que nunca han tenido Gluten para empezar. En este blog insistimos en la necesidad de reducir y controlar el consumo de Hidratos Rápidos y el trigo (que tiene gluten) es uno de ellos. Pero una cosa no tiene que ver con la otra. El Gluten es perjudicial para las pocas personas con intolerancia o alergia. Para los demás, el efecto del Gluten en si es nulo y el problema no está en el Gluten, sino en el consumo indiscriminado de Hidratos Rápidos. A menos que seas intolerante, si sustituyes un producto X por otro “Sin Gluten” pero con las mismas cantidades de azucares (u otros Hidratos Rápidos) estás en las mismas (o peor).

Confío en la ciencia

Soy tecnólogo tanto por profesión como afición. Es decir, me gusta la tecnología en sus diferentes modalidades. Confío en la ciencia sin fe ni dogmas. La esencia de la ciencia es ser crítico y escéptico con todo incluso la ciencia misma. En la misma medida, me molesta mucho la superstición. Clasifico como superstición todo aquello que se considera “verdad” sin el aval del método científico. Conste, no estoy en contra de las creencias y opiniones. Son una parte importante pero subjetiva del ser humano. Lo que me resulta absurdo es cuando se las pretende vender como verdad objetiva sin sustento. Para mi lo único que puede calificar una afirmación de verdad objetiva es el método científico y este se resume en la capacidad de que uno demuestre de manera independiente lo que otro afirma. Las opiniones e hipótesis son importantes y parte fundamental pero no suficiente del método científico.

¿”Crees” que los aviones vuelan?

No hace falta creer en nada para comprobar que los aviones vuelan. Si no lo has hecho ya, puedes ir al aeropuerto y comprobarlo personalmente. No necesitas entender aeronáutica para reconocer que se levantan del suelo gracias a las ciencias y no al deseo concentrado de los pasajeros. Para llegar al desarrollo que culmina con la aviación cotidiana, muchos científicos e ingenieros hicieron infinidad de cálculos y pruebas a lo largo de los años.

Cierto que hay ciencias donde es complicado tener pruebas personales tan claras, especialmente para el profano. La psicología, la economía y la Teoría de la Evolución son buenos ejemplos. En estos casos, las variables son muy complejas y es casi imposible “meterlas en un laboratorio” para medir los resultados sin que otros factores las afecten o los plazos o distancias lo compliquen hasta la imposibilidad. No obstante, sus elementos básicos, las partes que componen la disciplina, se demuestran sin inconveniente y se puede extrapolar a una conclusión razonable con alto grado de confianza, cuando no absoluta certeza.

Otro error es pensar que la ciencia no sirve “porque se equivoca o se ha equivocado”. ¡Claro que se equivoca! Está en continuo desarrollo y esa es su mayor fortaleza. Generaciones de científicos han dudado de lo que se sabía previamente. Gracias a avances en las técnicas de medición, a puntos de vista innovadores hemos podido descubrir novedades o matices previamente desconocidos.

Otro tema de mucho cuidado es la “pseudo-ciencia”. Hay muchos ejemplos, como la homeopatía, que trataremos en otros artículos. Solo dejo indicado que las pseudo-ciencias son solo artículos de fe disfrazados por terminología aparentemente científica pero sin sustento alguno.

 

<<< ¡Comparte este artículo!

 

Auto Imagen – Como nos vemos y como nos ven

Dove USA lanzó una campaña publicitaria basada en un experimento muy interesante. Los resultados mostrados en el spot de TV nos hacen reflexionar sobre un peso que llevamos encima porque nosotros mismos nos lo ponemos.

Un artista de “Retratos Robot” (*) hizo dos retratos de una serie de candidatas. La primera versión se basaba en la descripción que hacía cada persona de si misma. Sin ver a la candidata, el artista luego hacía otro Retrato Robot basándose en la descripción de un desconocido, alguien que había interactuado con la persona unos minutos antes.

Aunque se critique la atención desmedida que se da a lo superficial, lo cierto es que la imagen nos afecta y nuestra auto-imagen nos afecta más aún. Lo  interesante de este experimento es la gran diferencia que puede haber entre la auto-imagen (como nos vemos a nosotros mismos) y la imagen (como nos ven los demás).

Hay gente crítica que dirá muchas cosas negativas sobre nosotros. Así es la vida. Sin embargo, la persona más importante, a la que hacemos más caso, somos nosotros mismos. Hay que asegurar que nuestro “yo”, es un aliado emocional

La vida es más que imagen, claro. Dove es un producto de belleza y por eso se centran en la apariencia. No obstante, es una lección aplicable a todos los aspectos de nuestra vida.

* Retratos Robot son composiciones que hace la policía para dibujar e identificar al sospechoso de un crimen. Siguen las descripciones de testigos y usan formas de cara estándar, más su propio talento y experiencia, para lograr un retrato de alguien a quien el artista no ha visto.

Comentarios Buenos y Malos

Gatito dormido sobre portatil

Descansando tras arduo trabajo

Nos encanta que hagáis comentarios, positivos, negativos, los que sean, siempre que sean vuestros.

Desafortunadamente caímos en las garras de algún sistema de SPAM que nos inundó de publicidad para drogas, servicios “personales” (si, tu, el de la camisa esa. Tu sabes, a cuales me refiero), pastillas potentes contra la impotencia y más. Unos 10.000 comentarios que tuvimos que borrar a lo bestia. Hubiésemos preferido leer uno a uno para distinguir los justos de los pecadores, pero era imposible. Hubo que barrer con todos los comentarios que entraron después de cierta fecha.

Si ves que tu comentario cayó en la batalla, por favor vuelve a escribirnos. Hemos instalado un sistema anti-spam que (esperamos) evite re-surja el problema (no hay garantías, claro. Son muy avispados).

 

Foto de Raneko