Todas las entradas de: Valeria

Descubre el Secreto de la Bechamel Sin Gluten de mi Nieto Celiaco

En mi familia todos afirman que soy una “Súper Heroína” por haber encontrado el secreto para que mi nieto pueda comer pasta con Salsa Bechamel sin Gluten.

Es que tengo un nieto celiaco de nueve años llamado Luca. No se imaginan lo triste y doloroso que es explicarle a un niño que no puede comer una pizza o una pasta, especialmente cuando hay otros niños alrededor disfrutando estos deliciosos alimentos.

Luca es muy valiente y ha tenido que madurar mucho más rápido debido a su condición.

Cada vez que lo veo con mi delantal de cocina amarrado alrededor del cuello como si fuera una capa, corriendo por la casa simulando volar y defendiéndome de villanos imaginarios, me hace reír un montón y pienso en lo afortunada que soy por tenerlo en mi vida. Él también me ha enseñado a crecer.

Aunque asegura que soy yo la heroína de la película, Luca es mi superhéroe.

El secreto no es solo mérito mío. Mi hija, la madre de Luca, llegó un buen día a casa con algo que me resultó extraño. Yo soy muy escéptica para ciertos asuntos, sobre todo si están relacionados con las recetas de toda la vida. Siendo italiana ¿quién va a decirme a mí cómo se hace una buena pasta casera? Es como decirle a un astronauta cómo se pilota una nave espacial.

Pero un buen día, mi hija puso en mis manos un paquete de pasta con una etiqueta que decía Zero Zero.

-Mami, -dijo emocionada- encontré la solución para que Luca pueda comer los espaguetis que tanto le gustan.

-¿Qué es esto? -reclamé, con mi mejor tono de Abuela italiana de toda la vida- ¿Es de fiar? – La verdad es que no sabía qué pensar.

Mi hija me explicó que había asistido a una degustación de una pasta especial para celiacos. Allí le dijeron que la pasta estaba hecha de Glucomanano, una harina sin gluten, que se extrae de la raíz de una planta oriental llamada Konyacu.

-Me suena a chino –le dije con resquemor.

-No estás muy equivocada. Proviene de Asia.

Mi expresión fue de “¡Qué me estás contando!”. De forma rápida y resumida, mi hija me aseguró que la pasta Zero Zero era apta para celiacos, diabéticos y personas con sobrepeso. Tenía también el aporte necesario de fibra para una buena y sana alimentación. Además, a diferencia de las pasta sin Gluten que ya habíamos probado (¡y que Luca odia!) tiene un sabor neutro. Realmente absorbe el sabor de la salsa que le echas. Está siempre al dente, se enrolla fácilmente en el tenedor y viene pre-cocinada.

Levanté una ceja a lo Sofía Loren y con aire de superioridad italiana le solté:

-¡De ninguna manera! Si no está hecha con harina de trigo y huevos ¡no es pasta!

El caso es que, como solemos hacer mi hija y yo, discutimos un buen rato. Yo me mantenía en mis trece mientras ella, mujer profesional, moderna trataba de convencerme con toda la información nutricional. Era, sin duda una clásica batalla generacional como muchas otras que hemos tenido en nuestras vidas. Así habríamos seguido excepto que noté una presencia que me hizo recapacitar y abrir la mente…

Como tantas otras veces que discutíamos, Luca se interpuso entre nosotras, con su capa de Superhéroe, a repartirnos abrazos a las dos. ¡Tan pequeñín y tan poderoso! Solo llega a las piernas, pero nos desarma en un instante…

En ese momento me di cuenta que toda mi resistencia era absurda. Lo importante es que a Luca, a mi nieto amado, le hace daño la pasta de trigo. La que yo defendía, la que conozco de toda la vida y representa un valor culinario y cultural de mi familia y mi país, le pone enfermo.

– María, tienes razón. Lo primero, lo más importante, es Luca. ¡Voy a probar esta pasta Zero Zero! Eso sí, la vamos a comer nosotras primero y luego se la damos a él. Además, le prepararé su salsa favorita, la Bechamel.

– ¡No Mamá! –interrumpió María- ¡Que también lleva harina de trigo!

-¿Sabes qué, hija? –le contesté, orgullosa de mi arrojo– Haré lo que tanto me has insistido que haga. Buscaré en internet a ver si encuentro una solución. Te propongo un reto: Hacer una salsa bechamel sin gluten que Luca pueda comer.

Ingredientes de la Salsa Bechamel sin Gluten

  • 125 g. de Almendra Molida
  • 350 ml. de agua
  • 50 g. de mantequilla
  • 1 cdta. de sal
  • ½ cdta. de nuez moscada en polvo
  • Aceite de oliva

Modo de preparación de la Salsa Bechamel sin Gluten

Vierte el agua y la almendra molida en el vaso de la licuadora.
Bate todo hasta que la mezcla tenga una textura suave.
Pon a calentar en una sartén la mantequilla y el aceite de oliva.
Cuando la mantequilla esté derretida, vierte la mezcla de almendra molida con agua en la sartén poco a poco.
Remueve la mezcla hasta que esté homogénea y un poco espesa.

¡Recuerda que debe tener una textura de salsa suave para la pasta!

Le pones la sal y la pizca de nuez moscada y ¡listo! ¡Ya tienes tu bechamel sin gluten!

Para servirla, pones tu bechamel sin gluten en un bonito cuenco de cristal…
O, directamente la pones sobre tu pasta Zero Zero, con un toque de rawmesano.

El Rawmesano es un fabuloso sustituto del Queso Parmesano, sin leche que ¡te viene fenomenal!

¡Deliciosa!

Por cierto, ¿quieres ver el vídeo completo de cómo se hace la bechamel sin gluten? ¡Escribe un email a alejandra@enformaconale.com y te lo manda!

El Regalo que le di a mi Nieto para Hacerlo Feliz y Mejorar su Salud

Me puse mi delantal especial y me convertí en la súper abuela al rescate. Tenía dos retos muy importantes: descubrir las bondades de la pasta Zero Zero y crear una salsa bechamel sin gluten. Abrí la estantería de los alimentos y comencé a buscar algo que sustituyera la harina de la bechamel. Miré y miré por todos lados hasta que de pronto, vi una bolsa que contenía harina de almendras.

Ecco qui! ¡Forse questo servirà! –exclamé con sorpresa.

Desde muy pequeño, mi nieto no podía comer nada que tuviera gluten. Casi todos los alimentos contienen gluten, por lo que resultaba muy complicado que mi nieto pudiera comer casi cualquier cosa. Cuando lo hacía, los dolores en el estómago eran terribles porque la digestión se le dificultaba. Lo veía sufrir y yo sufría con él, pero en silencio, para no asustarlo. Mi nieto ha aguantado mucho, es muy valiente. Ha tenido que soportar también que otros niños e incluso adultos lo miren como un bicho raro, sin ponerse en su lugar o tratar de comprenderlo. Te aseguro que eso duele mucho.

Siempre traté de cocinarle alimentos que le gustaran, que le sentaran bien y que le hicieran feliz. Ahora que tenía en mis manos la solución a su problema, me sentí más responsable de su felicidad que antes. El regalo que le di a mi nieto para hacerlo feliz y mejorar su salud fue una bechamel sin gluten apta para celiacos. Así fue como empecé a crear recetas especiales para él. Cuando mi nieto quería comer pasta, ya tenía la pasta que su madre había descubierto con gran éxito: la pasta Zero Zero.

Sí, tuve que bajar la cabeza ante la pasta Zero Zero y darle la razón a mi hija con un gusto enorme y con gran felicidad. Era el sueño de toda persona celiaca amante de la pasta: era de sabor neutro, fácil de hacer, con una textura suave ¡y no se pasa nunca de cocción! ¡Luca disfruta mucho enrollándola en el tenedor! Lo mejor de todo es que puedes comprar la pasta Zero Zero por Internet y así te llega dondequiera que estés.

El Reto de la Bechamel sin Gluten para Celiacos

El secreto de una bechamel está en el punto de sal y de nuez moscada. Pero el secreto de mi bechamel sin gluten consiste en que está hecha con harina de almendras. ¿Verdad que nunca pensarías que se puede hacer una bechamel sin gluten con este ingrediente? Te invito a que hagas el reto de la bechamel sin gluten para celiacos.

¿Te gustó este artículo de la Bechamel Sin Gluten?

<< Clica en los botones de Redes Sociales y compártelo con tus amistades.

Con Amor y Chocolate Mi Madre me Enseñó algo que Nunca Olvidaré

Recuerdo una ocasión en la que mi madre, con amor y chocolate, me enseño algo que nunca olvidaré…

Paseábamos por el Casco Antiguo de Vitoria-Gasteiz. Yo me sentía muy triste porque mi novio y yo lo habíamos dejado ¡en pleno día de San Valentín! Como siempre, todas las tiendas mostraban en las vitrinas corazones de todo tipo y cada escaparate me hacía sentir peor.

Al rato de caminar y sollozar, sollozar y caminar, nos detuvimos en una pastelería que hace los dulces más sabrosos y caros de la zona, muy cerca de la iglesia de San Miguel Arcángel. ¡Cómo no, había docenas de corazones de chocolate expuestos en la vitrina! Mi madre entró a la tienda y poco después salió con dos corazones de cacao del tamaño de mi puño.

-Prueba esto y verás cómo se te quitan las penas – me dijo con cariño.

-¿De verdad crees que me voy a sentir mejor con esto? Además, el chocolate engorda.

– Hazme caso. Dale un mordisco…

La miré con desconfianza. Dudaba que un simple pastel resolviera la crisis existencial y romántica que me afectaba tanto en esa edad en la que crees que tu vida se acaba por un desengaño adolescente. Suspiré y, más para complacerla y que dejara de darme la lata, le di un pequeño mordisco.

¡Sentí una descarga de energía increíble! La boca se me hizo agua. El corazón de cacao tenía un sabor muy especial, fuerte, y de verdad que me hizo sentir mucho mejor. ¿Cómo era posible? Yo no reconocía aún que mi madre, como todas las madres, tiene una sabiduría ancestral que se transmite de generación en generación. En cada situación saben cómo hacer que tus cargas sean más llevaderas.

En aquel momento, con amor y chocolate, mi madre me enseñó algo que nunca olvidaré: que el amor se puede demostrar de muchas maneras en cualquier época del año, sea Día de San Valentín u otro cualquiera. Me enseñó que cada momento de la vida, por muy duro que sea, está lleno de luz. Ella siempre ha estado ahí cuando la he necesitado e hizo grandes sacrificios para sacarme adelante. Mi madre es también mi amiga y hemos pasado por muchas cosas en nuestras vidas. Nos hemos hecho fuertes juntas.

Sí, mi madre me enseñó algo que nunca olvidaré: El amor se demuestra en cualquier momento. Impulsivamente. No debes esperar al día siguiente para hacerlo.

-Solo tú puedes lograr que cada día sea mágico y especial – me dijo, abrazándome con cariño.

Receta del delicioso bizcocho de Chocolate del Método ALEFit

Afortunadamente, hoy conozco el Método ALEFit de Nutrición. Desde que sigo sus principios, he aprendido a alimentarme mejor y disfruto la comida sin dietas restrictivas ni pastillas ni batidos. Con el Método ALEFit estoy adelgazando de manera saludable. Como tantos otros convencidos del Método ALEFit, me pongo en forma sin sufrir las consecuencias de las dietas típicas a las que me sometí en otras épocas. Estoy feliz, llena de energía, comiendo las cantidades que quiero. Gracias al Método ALEFit incluso disfruto postres deliciosos como el Bizcocho de “Chocolate” que le hice a mi Madre para su día.

Excepto en el día libre, en el Método AleFit no usamos leche, trigo, azúcar y, mucho menos, aceite de palma. Estos alimentos, lejos de ser perfectos, afectan hormonas como la Insulina y contribuyen al sobrepeso, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Te preguntarás ¿y, entonces, cómo hago un bizcocho de chocolate sin usar azúcar ni harina de trigo? Bueno, si te pones muy tiquis-miquis, no puedes llamarlo “chocolate”. Según el DRAE el chocolate contiene azúcar. Pero, como cuando escribieron el diccionario no conocían los edulcorantes artificiales, les daremos un plazo para que actualicen la definición. Mientras, nosotras disfrutaremos de nuestro Bizcocho de Chocolate ALEFit…

El Bizcocho de Chocolate ALEFit te sorprenderá porque es delicioso, esponjoso, saludable y, encima, te ayuda a adelgazar. ¿Qué más puedes pedir?

¡Preciosa y deliciosa muestra de Amor y Chocolate de ALEFit!

INGREDIENTES

2 cucharadas colmadas de Semillas Lino
2 cucharadas de Cacao en polvo Sin Azúcar
2 cucharadas de Levadura en polvo
2 cucharadas de Edulcorante líquido
3 Huevos

PREPARACIÓN

Pon las semillas de lino en la batidora…
…y tritúralas hasta convertirlas en polvo.
Si consigues harina de lino, ¡más fácil!
Mete los demás ingredientes en la batidora, y de nuevo… ¡GGGRRRRRRR!
Cuando veas que la mezcla se hace homogénea, viértela en un molde especial para microondas.
Yo usé uno de silicona ¡con forma de corazón!
Mete el molde con la mezcla en el microondas 2 ½ minutos a potencia 3/4.
Prueba después de minuto y medio clavando un cuchillo en varios lugares. Si sale seco, ya está hecho.
Si sale húmedo en algún pinchazo, dale de minuto en minuto hasta estar hecho.Pero ¡no te pases! Si lo haces, se seca demasiado.
Desmolda el bizcocho en un bonito plato blanco y ¡ya!
Decora tu bizcocho con la Crema de Cacao ALEFit que verás aquí o cómetelo tal cual. ¡Está delicioso!

Corazón de Cacao: Amor y Chocolate

Amor y Chocolate - Manos Corazón

El Día de la Madre, para mí, es todos los días. Yo trato a mi madre como una reina. Es una mujer todoterreno, siempre dispuesta a luchar y a motivarme.

Por esta razón, pensé que lo más apropiado para el Día de la Madre, y para enaltecer mi amor hacia ella, era recordar ese bizcocho con forma de corazón que significó tanto en un momento bajo de mi vida.

Esta vez, yo le ofrecería a ella algo mío. Algo que me ha hecho muy feliz y que quiero compartir con ella y con todos: al amor y chocolate le voy a añadir salud.

Un Regalo Saludable el Día de la Madre

Cuando mi madre vio mi Bizcocho de Chocolate ALEFit con forma de corazón, inmediatamente recordó esa tarde en Vitoria. Mostró una sonrisa cariñosa, cómplice y comentó la ocasión.

-Qué deliciosos estaban esos Corazones de Cacao, ¿verdad? – me dijo. Por su expresión sospeché que ella dudaba de si este, preparado por su hija, podía saber tan bien como los de entonces, hecho por profesionales.

La siguiente sonrisa que me regaló, tras su primer bocado, fue la gloria para mí.

– ¡Está delicioso! – exclamó. ¡Nada que envidiarle a los que comimos esa vez!

A mi madre le gustó mucho el sabor de mi Bizcocho ALEFit con forma de Corazón. Le gustó más todavía cuando le conté que no tenía Azucares ni Aceite de Palma. Entendió que además de darle amor y chocolate, yo le ofrecía salud. Me sentí muy bien al poder retribuirle todo lo que ha hecho y sigue haciendo por mí.

Puedes prepararlo también para aquellos momentos en los cuales quieras demostrar lo que sientes por una persona especial. ¡Los ingredientes principales de esta receta son Amor y Chocolate!

Así que, ¡ya lo sabes! Estoy segura de que no solo a tu madre le va a parecer sorprendente este Bizcocho de Cacao con forma de Corazón

¿Veis qué rápido y fácil fue hacer un delicioso bizcocho? Se puede combinar Amor y Chocolate con Salud y Sabor en una receta deliciosa. Descubre tu misma cuánto amor puede caber en un bizcocho con forma de corazón.

Por cierto, ¿quieres ver el video completo de cómo Alejandra hace el Bizcocho de Chocolate en 7 minutos? ¡Escribe un mail a alejandra@enformaconale.com y te lo manda!

¿Te gustó este artículo del Amor y Chocolate?

<< Clica en los botones de Redes Sociales y compártelo con tus amistades.

Aprende a Seducir con un Delicioso Soufflé de Verduras

Cuando vi por primera vez al – entonces muy guapo – Mickey Rourke seducir a Kim Bassinger en Nueve semanas y media, me di cuenta que la comida no es solo cuestión de sabores. Todos los sentidos se deleitaban y saltaron chispas cuando ambos, iluminados solamente por la luz de la nevera entreabierta, probaban e intercambiaban sabores y texturas. Decidí conocer las delicadas facetas de la cocina, explorar los infinitos matices de los alimentos y, de paso, aprender las sensuales coreografías de la bella protagonista.

Pero ¡Atención! Todo tiene su punto. Si el resultado de nuestras artes gastronómicas es una comilona exagerada, te quedarán pocas ganas de bailar y menos aún de seducir. Desde que sigo el Método ALEFit, he identificado que los Hidratos de Carbono, lejos de aportarte energía, adormecen y me hacen sentirme hinchada, cual boa después de tragarse un hipopótamo. He aprendido a probar platos igualmente sabrosos pero más ligeros.

Investigando y ensayando, descubrí que las verduras son unas excelentes compañeras en la seducción y los sentidos…

Cómo Seducir con Soufflé de Verduras

¡Anda ya! – dirás – ¿Realmente se puede seducir con verduras?

Sigue leyendo. Te enseñaré a preparar un delicioso soufflé de verduras con el que te sentirás como la traviesa diva de uno de los clásicos del cine moderno…

No todo el mundo se las lleva bien con las verduras, sobre todo si te acostumbras a verlas como enemigas aburridas.  ¡Y para nada son aburridas!  Al contrario, dan vida y color a cualquier plato.  El secreto consiste en considerarlas colegas divertidas, aliadas y cómplices…

En el Método ALEFit llamamos a las verduras “Hidratos de Carbono Felices”, y son parte fundamental de la Fase de Reseteo Hormonal. Como te ayudan a hacerte más alegre la vida mientras te nutren bien, te recomiendo que las incluyas en tu alimentación cotidiana. No te imaginas la variedad tan grande de combinaciones que puedes hacer con ellas. Además, si te propones llevar una vida saludable, debes aprender a reinventar recetas que te alimenten el cuerpo, el espíritu y el placer.

Pero, vuelvo a nuestro tema de hoy: Cómo Seducir con un Delicioso Soufflé de Verduras:

Aunque se piensa que un soufflé tiene una preparación elaborada, esa misma ocasión puede formar parte del ritual para seducir a tu pareja mientras cocinan y acompañan con un tinto y unos canapés de mucho sabor.

Puedes comer el Soufflé de Verduras frío o caliente, dependiendo de las prisas que tengan. Es un plato muy nutritivo y completo porque contiene las proteínas de los huevos y las grasas saludables de los huevos y el Aceite de Oliva además de la fibra, muchas vitaminas y minerales.

Por cierto, ¿sabías que debemos consumir unos 25 gramos de fibra cada día?  Consumir alimentos ricos en fibra mejora nuestra hidratación, regula nuestro tránsito intestinal y reduce el Índice Glucémico, cómplice del almacenamiento de las grasas corporales. Además, la fibra prolonga la sensación de saciedad lo que reduce la cantidad total que comemos, asegurando que no comáis demasiado y que la velada sea un éxito. Después de la cena romántica, tendrás energía suficiente y vitalidad a tope para no caer como la boa que mencioné antes.

Ingredientes

1 Cebolla
1 Berenjena
1 Calabacín
1 Pimentón rojo
250g Champiñones
6 Huevos
Aceite de Oliva
Sal

Molde de hornear de Silicona

Elaboración

Corta todos los ingredientes en rodajas muy finas
Pon a freír los ingredientes en Aceite de Oliva muy caliente hasta que todos los ingredientes queden muy dorados
Cuando estén bien dorados, sácalos del aceite y colócalos en platos con papel de cocina para quitar el exceso de aceite
Rompe seis huevos …
…agrega sal y especies al gusto.
… y bátelos hasta que queden bien homogéneos.

Si quieres que salga más esponjoso puedes separar las claras y batirlas a punto de nieve.
Coloca las verduras en capas en un molde de silicona...
...hasta casi llenar el molde (deja un centímetro de espacio, más o menos)
Precalienta tu horno a 180ºC y mete el molde durante 30 minutos hasta que lo veas dorado.
Antes de que se cumplan los 30 minutos prueba pinchando con un cuchillo. El soufflé estará listo para sacar del horno cuando el cuchillo salga seco.

¡No olvides usar Guantes de Protección al manipular el horno y el molde!
Puedes comerlo caliente o dejar que se enfríe
Lo desmoldas con cuidado en un plato o bandeja para servir
Ya tienes un rico Soufflé de Verduras para servir y seducir
Corta en porciones a tu gusto y acompáñalo de un buen vino tinto.

Los sabores intensos te despertarán el paladar sin llenarte demasiado.

Es un plato delicioso, con mucho colorido y sabor que te invitan a seducir sin dejar de lado el Método ALEfit.

¿Te animas a aprender a seducir con este Soufflé de Verduras?  Ya tienes la receta, fácil de preparar, deliciosa y adecuada a todas las fases del Método ALEfit.

Las Verduras – Hidratos Felices – ofrecen un abanico de posibilidades y pueden ser muy atractivas y deliciosas.

¡Comparte con tus amigos!

<< Si te gustó la receta, no olvides clicar a la izquierda para compartirla con tus amigos y redes sociales