Archivos de la categoría Zero Zero Food

Mi Pasión por el Arroz casi Arruina mi Matrimonio. Esto fue lo que hice

Yo siempre había sido un hombre con buen físico, me cuidaba y hacía ejercicio. Pero todo cambió después de casarme. Ahora estaba tan molesto con mi aspecto que cada vez que me veía en el espejo me provocaba romperlo. Mi pasión por el arroz y por muchos hidratos de carbono casi arruinan mi matrimonio. Me descuidé y mi deporte favorito era irme de tapas con mis amigos. Seguramente estaba pagando algún karma o algo, parecido por lo mal que hice sentir a mi mujer. Todo lo que haces en la vida tiene un efecto boomerang.

Hace un par de años le dije a mi esposa Fiona que si no rebajaba de peso, corría el peligro de que yo le montara los cuernos, porque no me provocaba estar con ella. Sí, así de rudo me porté con la mujer que me había inspirado la pasión más increíble de mi vida. Me enamoré de ella porque era divertida, inteligente, apasionada y muy guapa. Mis amigos me envidiaban y yo la mostraba como si fuera un trofeo. Realmente, me porté como un hombre de las cavernas. Lo que me faltaba era el garrote.

No me di cuenta del error tan grande que había cometido al herir a mi esposa de aquella manera. La rechacé porque tenía sobrepeso. Dormíamos en la misma cama, pero éramos unos extraños. La distancia se fue haciendo cada vez más fuerte hasta que…

Fiona me retó a cambiar

Un buen día comencé a ver a mi esposa diferente. Estaba radiante, ágil, llena de una energía que me produjo envidia sana. ¿Qué estaba haciendo para verse tan bien? Entonces pensé ¿y si es ella quien me está montando los cuernos porque soy yo quien está gordo?

La duda me estaba matando. Necesitaba averiguar lo que estaba ocurriendo y comencé a vigilarla como un detective. Se compró zapatillas para correr y ropa deportiva. Lo que no me encajaba era que comía más que yo y había bajado su volumen corporal. Eso sí, lo que comía no tenía nada que ver con lo que yo “tragaba”.

Para mí una vida sin pan o sin arroz era algo inconcebible. Mi pasión por el arroz era una auténtica adicción: lo necesitaba todos los días. Ella cocinaba “lo mío”, pero comía un arroz distinto. Saqué un paquete de la estantería, cuando ella no miraba, y leí en la etiqueta que decía Arroz Zero Zero Precocinado. También decía que no tenía Hidratos de Carbono ni azúcares, y que estaba hecho de Harina de Glucomanano. Aquello me sonó muy raro. “Esto no es arroz”, pensé en voz alta. Solté el paquete como si me quemara las manos.

-¿En qué te basas para decir eso, Antonio? –Fiona estaba detrás de mí, con los brazos cruzados.

Yo me quedé paralizado y mudo.

– Es más, hagamos una apuesta –me retó-.

Definitivamente, me intrigaba su nueva actitud…

– Ya que tu pasión por el arroz es de locos, te propongo que le des oportunidad a mi arroz. Vamos a cocinar juntos una receta de arroz primavera, con verduras, bien sabroso.

Soy de costumbres fijas. Es muy raro que me gusten los cambios y menos si me cambian la forma de comer.

– Una vez –insistió-. Si no te gusta, puedes seguir igual que como estás. No te haré lo que me hiciste cuando estaba más gordita, pero sí es cierto que me empujaste a cambiar mi estilo de vida y mi alimentación. Fue un reto para mí. Quise demostrarme que sí podía hacerlo y lo logré. Si yo pude, tú también. ¿Qué te parece?

Yo, boquiabierto, asentí casi sin pensar.

– Créeme -continuó–, si te gustas más a ti mismo, me gustarás más a mí también y creo que eso ayudará con lo que nos pasa hace tiempo. Quiero motivarte porque te amo y no me gusta verte triste y definitivamente, no me gusta cómo estamos como pareja.

Ingredientes del Arroz Primavera Zero Zero

1 Paquete de Arroz Zero Zero
1 Taza de Vegetales Congelados
Aceite de Oliva
Sal al gusto

Preparación del Arroz Primavera Zero Zero

Pones a calentar en una sartén un generoso chorro de aceite de oliva.  
Viertes los vegetales congelados en la sartén y los sofríes.  
Lavas y escurres el Arroz Zero Zero.

Lo agregas en la sartén y remueves para que se impregne con los vegetales.

 
Sofríe todo durante unos cinco minutos.  
Lo sirves en el plato que más te guste, lo decoras… ¡Y ya tienes tu Arroz Primavera Zero Zero!  

Las Ventajas del Arroz Zero Zero

Fiona me explicó las grandes ventajas del Arroz Zero Zero. Como no tiene Azúcares ni Almidón encaja perfectamente en el Método AleFit de alimentación que ella seguía y que ahora yo sigo también. Además, aporta muy pocas calorías (¡apenas 6 por cada ración!). Es muy saciante, pero igual puedo comer la cantidad que quiera sin remordimientos.

La Pasión por el Arroz Primavera ¡nos unió de nuevo!

Ese día mi mujer me dio una gran lección. Gracias a ella recuperamos la ilusión que pensé habíamos perdido para siempre.

Ese Arroz Primavera Zero Zero, me abrió la mente a nuevas experiencias. Puedo disfrutar de mi pasión por el arroz, pero de manera más saludable.

Parece mentira pero la buena alimentación, la salud y la forma física en efecto hizo que nos gustáramos más individualmente y como pareja. La chispa volvió a nosotros y nos vemos como cuando nos conocimos.

Además, ese sencillo ritual de cocinar juntos nos devolvió la ilusión de compartir lo cotidiano y nos alimentó las ganas de planear actividades menos rutinarias como hacer deporte, correr por la playa, hacer viajes de aventura…

¿Quieres ver el vídeo completo de cómo Alejandra hace el Arroz Primavera Zero Zero? Escribe un email a alejandra@zerozerofood.com y Ale te lo envía.

¿Te gustó esta receta y su historia?

<< Clica en los botones de Redes Sociales y compártelo con tus amistades.

Descubre el Secreto de la Bechamel Sin Gluten de mi Nieto Celiaco

En mi familia todos afirman que soy una “Súper Heroína” por haber encontrado el secreto para que mi nieto pueda comer pasta con Salsa Bechamel sin Gluten.

Es que tengo un nieto celiaco de nueve años llamado Luca. No se imaginan lo triste y doloroso que es explicarle a un niño que no puede comer una pizza o una pasta, especialmente cuando hay otros niños alrededor disfrutando estos deliciosos alimentos.

Luca es muy valiente y ha tenido que madurar mucho más rápido debido a su condición.

Cada vez que lo veo con mi delantal de cocina amarrado alrededor del cuello como si fuera una capa, corriendo por la casa simulando volar y defendiéndome de villanos imaginarios, me hace reír un montón y pienso en lo afortunada que soy por tenerlo en mi vida. Él también me ha enseñado a crecer.

Aunque asegura que soy yo la heroína de la película, Luca es mi superhéroe.

El secreto no es solo mérito mío. Mi hija, la madre de Luca, llegó un buen día a casa con algo que me resultó extraño. Yo soy muy escéptica para ciertos asuntos, sobre todo si están relacionados con las recetas de toda la vida. Siendo italiana ¿quién va a decirme a mí cómo se hace una buena pasta casera? Es como decirle a un astronauta cómo se pilota una nave espacial.

Pero un buen día, mi hija puso en mis manos un paquete de pasta con una etiqueta que decía Zero Zero.

-Mami, -dijo emocionada- encontré la solución para que Luca pueda comer los espaguetis que tanto le gustan.

-¿Qué es esto? -reclamé, con mi mejor tono de Abuela italiana de toda la vida- ¿Es de fiar? – La verdad es que no sabía qué pensar.

Mi hija me explicó que había asistido a una degustación de una pasta especial para celiacos. Allí le dijeron que la pasta estaba hecha de Glucomanano, una harina sin gluten, que se extrae de la raíz de una planta oriental llamada Konyacu.

-Me suena a chino –le dije con resquemor.

-No estás muy equivocada. Proviene de Asia.

Mi expresión fue de “¡Qué me estás contando!”. De forma rápida y resumida, mi hija me aseguró que la pasta Zero Zero era apta para celiacos, diabéticos y personas con sobrepeso. Tenía también el aporte necesario de fibra para una buena y sana alimentación. Además, a diferencia de las pasta sin Gluten que ya habíamos probado (¡y que Luca odia!) tiene un sabor neutro. Realmente absorbe el sabor de la salsa que le echas. Está siempre al dente, se enrolla fácilmente en el tenedor y viene pre-cocinada.

Levanté una ceja a lo Sofía Loren y con aire de superioridad italiana le solté:

-¡De ninguna manera! Si no está hecha con harina de trigo y huevos ¡no es pasta!

El caso es que, como solemos hacer mi hija y yo, discutimos un buen rato. Yo me mantenía en mis trece mientras ella, mujer profesional, moderna trataba de convencerme con toda la información nutricional. Era, sin duda una clásica batalla generacional como muchas otras que hemos tenido en nuestras vidas. Así habríamos seguido excepto que noté una presencia que me hizo recapacitar y abrir la mente…

Como tantas otras veces que discutíamos, Luca se interpuso entre nosotras, con su capa de Superhéroe, a repartirnos abrazos a las dos. ¡Tan pequeñín y tan poderoso! Solo llega a las piernas, pero nos desarma en un instante…

En ese momento me di cuenta que toda mi resistencia era absurda. Lo importante es que a Luca, a mi nieto amado, le hace daño la pasta de trigo. La que yo defendía, la que conozco de toda la vida y representa un valor culinario y cultural de mi familia y mi país, le pone enfermo.

– María, tienes razón. Lo primero, lo más importante, es Luca. ¡Voy a probar esta pasta Zero Zero! Eso sí, la vamos a comer nosotras primero y luego se la damos a él. Además, le prepararé su salsa favorita, la Bechamel.

– ¡No Mamá! –interrumpió María- ¡Que también lleva harina de trigo!

-¿Sabes qué, hija? –le contesté, orgullosa de mi arrojo– Haré lo que tanto me has insistido que haga. Buscaré en internet a ver si encuentro una solución. Te propongo un reto: Hacer una salsa bechamel sin gluten que Luca pueda comer.

Ingredientes de la Salsa Bechamel sin Gluten

  • 125 g. de Almendra Molida
  • 350 ml. de agua
  • 50 g. de mantequilla
  • 1 cdta. de sal
  • ½ cdta. de nuez moscada en polvo
  • Aceite de oliva

Modo de preparación de la Salsa Bechamel sin Gluten

Vierte el agua y la almendra molida en el vaso de la licuadora.
Bate todo hasta que la mezcla tenga una textura suave.
Pon a calentar en una sartén la mantequilla y el aceite de oliva.
Cuando la mantequilla esté derretida, vierte la mezcla de almendra molida con agua en la sartén poco a poco.
Remueve la mezcla hasta que esté homogénea y un poco espesa.

¡Recuerda que debe tener una textura de salsa suave para la pasta!

Le pones la sal y la pizca de nuez moscada y ¡listo! ¡Ya tienes tu bechamel sin gluten!

Para servirla, pones tu bechamel sin gluten en un bonito cuenco de cristal…
O, directamente la pones sobre tu pasta Zero Zero, con un toque de rawmesano.

El Rawmesano es un fabuloso sustituto del Queso Parmesano, sin leche que ¡te viene fenomenal!

¡Deliciosa!

Por cierto, ¿quieres ver el vídeo completo de cómo se hace la bechamel sin gluten? ¡Escribe un email a alejandra@enformaconale.com y te lo manda!

El Regalo que le di a mi Nieto para Hacerlo Feliz y Mejorar su Salud

Me puse mi delantal especial y me convertí en la súper abuela al rescate. Tenía dos retos muy importantes: descubrir las bondades de la pasta Zero Zero y crear una salsa bechamel sin gluten. Abrí la estantería de los alimentos y comencé a buscar algo que sustituyera la harina de la bechamel. Miré y miré por todos lados hasta que de pronto, vi una bolsa que contenía harina de almendras.

Ecco qui! ¡Forse questo servirà! –exclamé con sorpresa.

Desde muy pequeño, mi nieto no podía comer nada que tuviera gluten. Casi todos los alimentos contienen gluten, por lo que resultaba muy complicado que mi nieto pudiera comer casi cualquier cosa. Cuando lo hacía, los dolores en el estómago eran terribles porque la digestión se le dificultaba. Lo veía sufrir y yo sufría con él, pero en silencio, para no asustarlo. Mi nieto ha aguantado mucho, es muy valiente. Ha tenido que soportar también que otros niños e incluso adultos lo miren como un bicho raro, sin ponerse en su lugar o tratar de comprenderlo. Te aseguro que eso duele mucho.

Siempre traté de cocinarle alimentos que le gustaran, que le sentaran bien y que le hicieran feliz. Ahora que tenía en mis manos la solución a su problema, me sentí más responsable de su felicidad que antes. El regalo que le di a mi nieto para hacerlo feliz y mejorar su salud fue una bechamel sin gluten apta para celiacos. Así fue como empecé a crear recetas especiales para él. Cuando mi nieto quería comer pasta, ya tenía la pasta que su madre había descubierto con gran éxito: la pasta Zero Zero.

Sí, tuve que bajar la cabeza ante la pasta Zero Zero y darle la razón a mi hija con un gusto enorme y con gran felicidad. Era el sueño de toda persona celiaca amante de la pasta: era de sabor neutro, fácil de hacer, con una textura suave ¡y no se pasa nunca de cocción! ¡Luca disfruta mucho enrollándola en el tenedor! Lo mejor de todo es que puedes comprar la pasta Zero Zero por Internet y así te llega dondequiera que estés.

El Reto de la Bechamel sin Gluten para Celiacos

El secreto de una bechamel está en el punto de sal y de nuez moscada. Pero el secreto de mi bechamel sin gluten consiste en que está hecha con harina de almendras. ¿Verdad que nunca pensarías que se puede hacer una bechamel sin gluten con este ingrediente? Te invito a que hagas el reto de la bechamel sin gluten para celiacos.

¿Te gustó este artículo de la Bechamel Sin Gluten?

<< Clica en los botones de Redes Sociales y compártelo con tus amistades.

Ganando la Batalla Para Perder Peso

Ganando la Batalla Para Perder Peso - AleFit_01Hola. Soy Cándido González Jr., mido 1,88 de estatura y tengo 46 años de edad. Cuando empecé el Método Alefit  pesaba 136 kilos y tenía un porcentaje de grasa corporal de 36 por ciento. Hoy puedo afirmar que estoy ganando la batalla contra la grasa corporal, porque encontré la herramienta adecuada perder peso de manera saludable.

Conocí a Alejandra Yéspica y a Miguel Ramos, los creadores del Método AleFit, el 31 de Diciembre haciendo compras de último minuto para despedir el año 2014.

Indudablemente la Navidad es una etapa en la que comemos de manera desaforada, y perder peso es siempre uno de nuestros propósitos de año nuevo. Una temporada en la que estamos receptivos a los cambios y dispuestos a transformar nuestras vidas para comenzar con energía un año más.

Esa tarde la vida no solo me regaló la posibilidad de conocer a dos personas maravillosas, a las que hoy considero mis amigos y que además son los creadores de el Método AleFit.

Esa Navidad la vida y ellos me regalaron una fórmula para perder peso, que cambio mi vida radicalmente desde el momento que la puse en marcha. Desde entonces y hasta hoy el Método Alefit ha sido el estilo de vida que elegí para seguir en el camino y librar la batalla para perder peso. He conseguido resultados altamente satisfactorios que me han convertido en una persona más saludable, con un porcentaje de grasa corporal de 23 por ciento, 10 tallas menos y que me hizo perder 25 kilos de peso.

La Batalla Para Perder Peso

Ganando la Batalla Para Perder Peso = 136 kilos - AleFit_02Durante toda mi vida luche con la balanza. Perder peso fue siempre una de mis metas más anheladas. Mi primera dieta la hice con 9 años. Probé todos los modelos de nutrición y las dietas para perder peso con efecto rebote fueron mis eternas acompañantes. Llegué a ser un Obeso Mórbido a la edad de 19 años con un peso de 142 kilos a los 27 alcance mi peso máximo 172 kilos.

La única solución que encontré a mis problemas de obesidad y perder peso, fue el someterme a una cirugía bariátrica en dos oportunidades. Un proceso complicado de alto riesgo y que representa una solución temporal al problema de la obesidad mórbida.

La primera cirugía fue una segmentación gástrica. Una banda que te colocan en el estómago y que reduce tu capacidad de comer en un 70 por ciento. Logré el objetivo adelgazar y llegué a perder 62 kilos.

Solo que esta cirugía está diseñada para que todo exceso de alimentos superior a la capacidad de tu estómago segmentado sea devuelto. Vomitaba todo lo que comía. la segmentación gástrica me produjo una bulimia mecánica que me llevó a alimentarme, básicamente de Yogurt líquido, puré de patatas y leche.

Fue así como logre perder 63 kilos, mi cabello se comenzó a caer y me convertí en un auténtico cadáver de 78 kilos, le pedí a mi médico que me quitara la cirugía y como era lógico se negó. Pesaba 79,8 gramos había logrado perder peso, era un paciente exitoso. Y revertir la cirugía implicaba volver a aumentar de peso, me faltaba perder dos kilos para llegar a mi peso ideal. Ese peso que dictan las tablas y que parece tan alejado de tu verdad.

Soy consciente que durante el proceso de perder peso con esta cirugía toqué casi todos los matices del peso. El ideal para mi donde me veía sano eran los 95 kilos. Fue en esta etapa de mi vida cuando ese esfuerzo empezó a dar frutos, estaba en el lado flaco de la vida. A mis 21 años hice mi primer pase como Modelo. Empecé a presentar eventos de belleza y ¡Hasta fui el novio de una reina!

Las experiencias que viví en el lado flaco, estuvieron llenas de éxito profesional, de momentos inolvidables que merecían todo aquel esfuerzo que había pasado.

Efectos Secundarios de la Cirugía

Pero aquella segmentación gástrica me produjo una delgadez extrema y una bulimia que me hicieron buscar un especialista que revirtiera mi proceso, y lo conseguí.

Subí en una semana 9 kilos, comiendo básicamente lo que toleraba. Entonces empecé a hacer ejercicio y me mantuve dos años en 98 kilos con un aspecto saludable.

Seguía en el lado flaco de la vida. Recibí una oferta para trabajar como monitor de un “Effortless Gym”, una especie de mesas que ayudaban a hacer ejercicio sin esfuerzo y sin fatigarse . La vida me llevo a Florida U.S.A. y Allí como muchos tuve la oportunidad de cumplir eso que llaman el sueño americano.

Mis malos hábitos de nutrición, la falta de entrenamiento hicieron que aumentara 12 kilos y fui despedido del “Effortless Gym”, porque no estaba dando la imagen adecuada para atender a personas que tienen la intención de perder peso.

Ganando la Batalla Para Perder Peso - AleFit_03Empecé a trabajar en hostelería y cansado de batallar con los kilos caí en una depresión que me hizo aumentar a casi 173 kilos.

Regrese a mi país derrotado y con 32 kilos más de los que tenía cuando me operaron.

Volver a aumentar de peso después de tanto esfuerzo fue una auténtica pesadilla. Durante mi periplo buscando Médico que revirtiera la segmentación gástrica visite tres especialistas. Dos se negaron y me recomendaron cambiar a una técnica más agresiva y el tercero me la quitó.

Un día viendo la tele estaba el jefe de cirugía de un Hospital explicando el by pass gástrico que acompañado de una colecistectomía, representaba la última novedad en cirugías para perder peso.

¡Me Vuelvo a Operar!

Me presenté en su consultorio desesperado y aquel médico que una semana antes estaba en la tele, me explico las bondades de esta delicada cirugía para perder peso.

La cirugía costaba 12.000 dólares (casi 11.000€), pero aquel Médico me vio tan desesperado, deprimido y desolado por perder peso, que me ayudo a entrar en un estudio, que hacían los estudiantes de cirugía durante el último año de cirugía general en la facultad de medicina de aquel hospital.

Agradezco su apoyo y el de los médicos residentes que me acompañaron en ese proceso que me ayudó a perder peso.

Hoy más que nunca soy consciente de los riesgos que corrí sometiendo mi cuerpo a aquellas cirugías. Estas cirugías sin lugar a dudas me ayudaron a perder peso. Pero también perdí masa muscular, aumentó mi caída del cabello y siempre todo estuvo relacionado con mis malos hábitos alimenticios.

A los 29 años volví al lado flaco. El día que cumplía un año de operado estaba realizando mi prueba como actor en televisión.

Trabajé en televisión hasta el año 2003. Participé en 11 telenovelas, fueron 4 años en los que mi peso se mantuvo estable y viví una experiencia laboral única y hasta ahora irrepetible.

Soy hijo de emigrantes Canarios y al volver a España en el 2003, la buena mesa, el exceso de hidratos y azúcares hicieron que fuera aumentando de peso. Tenemos un código genético y la cirugía para perder peso, si no está acompañada de una nutrición correcta está destinada a fracasar.

Mis médicos me lo advirtieron. Soy el único responsable de lo que ha pasado. Porque si no comes de la manera correcta, no hay cirugía, ni método alguno para perder peso que pueda funcionar.

En 2007 Acudí a la unidad de digestivos del hospital Ramón y Cajal. Y me entrevisté con el presidente de la sociedad de Cirugía Bariátrica en España. En ese momento estaba dispuesto a volverme a operar. Ambos diagnósticos coincidían. Si me sometía de nuevo a una cirugía para perder peso, estaba poniendo en riesgo mi vida, había que hacer dieta para poder adelgazar.

La cirugía bariátrica fue una herramienta que me permitió en dos oportunidades perder peso, para posteriormente recuperarlo por mis malos hábitos de nutrición.

Resumir en este post Mi Batalla Para Perder Peso de 37 años posiblemente lo conviertan en una película digna de una superproducción épica.

Una vida intensa con una profesión directamente ligada a la imagen. Hicieron que en mi camino de vida, de manera constante. Aparecieran dietas de todo tipo para perder peso, que al final terminaron en fracaso y obteniendo como resultado un nuevo aumento de peso.

El Método AleFit

Aquella tarde del 31 de Diciembre de 2014, Haciendo compras de último minuto para Fin de año, conocí a Alejandra y Miguel. Una pareja con una estructura física similar a la que me habría gustado tener y de aspecto saludable.

Mis 136 kilos de entonces representaban un profundo dolor de cabeza y una preocupación. Ellos me contaron que seguían un método de alimentación y que podían ayudarme a conseguir mi objetivo cambiando mis hábitos de nutrición.

A veces intentamos tantas cosas en búsqueda de resultados que no nos percatamos que la solución puede llegar a ti donde menos lo esperas. Efectivamente ese día la encontré.

Alejandra me invitó a despedirme por todo lo alto de esa vida que había llevado hasta ahora. sus palabras al darme la tarjeta de www.enformaconale.com, fueron bastante precisas:

“Come todo lo que quieras y despídete de lo que eres ahora. Comienza un nuevo año cambiando tu estilo de vida y después de Reyes nos llamas y quedamos para darte las indicaciones para que comiences con nosotros el Método AleFit“.

Lo dicho. No solo esperé a Reyes y me comí el planeta antes de empezar, sino que además me di el tupé de quedar con ellos el 15 de Enero y empezar el Método AleFit el 19 de enero de 2015.

Ese día después de reunirnos y documentarme en la página empecé mi nueva vida. en la pagina estaban: los alimentos permitidos y todo lo que debía abandonar para convertirme en la persona que soy ahora.

Durante 4 semanas en la Fase Uno comencé a experimentar cambios en mi cuerpo, confieso a día de hoy, que ese tiempo representó El Cambio.

El Camino Correcto para Perder Peso

Cuando lo has probado todo para conseguir la meta y sabes lo duro que es perder peso y poder alcanzarla. Encontrar un método amable, saludable, con posibilidades de darle variedad a la hora de comer. La hora de comida se convierte en un regalo. Y más si al finalizar la Fase de Reseteo, tu cuerpo te premia con perder 15 kilos.

En el proceso me reuní cada dos semanas con Alejandra y Miguel. Ambos fueron un apoyo moral importante porque no es fácil cambiar tu vida. En este camino para perder peso nunca me he sentido solo. Cuando pasé a la Fase 2 Alejandra y Miguel me revelaron el Mágico Secreto que hace que este método sea llevadero, el fantástico Día Libre o Cheat Day.

No solamente no contaba calorías y comencé a perder peso. Comía de manera saludable y deliciosa platos preparados con toda su sazón (inclusive fritos). Frutos secos, aguacate, tomate y más si no que además un día, un día a la semana durante 24 horas, tenía la posibilidad de comer todo lo que quería.

Este día libre ha conseguido que casi dos años después, yo siga manteniendo un nuevo estilo de vida saludable. A todos los antojos que tengo les doy rienda suelta el día libre. De esta manera tengo menos posibilidades de echar marcha atrás y de abandonar un estilo de vida, que aparte de transformar mi físico, me ayudó a perder peso y transformó mi salud.

A los seis meses de estar haciendo el Método AleFit, una amiga con la que vivía me vio desayunando y me dijo: “Debes tener el colesterol por las nubes”. Aquel desayuno consistía en: dos aguacates, dos huevos fritos con sardina bañados en mousse de tomate, un puñado de almendras, un pomelo y un suculento Café con Mantequilla. Era todo lo contrario a lo que durante tantos años me habían dicho que una dieta saludable. Así que fui a la farmacia y me hice una prueba de colesterol rápido y la maquinita no me leía el resultado, que estaba por debajo de 140.

Entonces fui a mi médico de cabecera que me hizo unas analíticas más completas y para mi sorpresa los resultados estaban excelentes, tanto que me preguntó ¿Qué estás comiendo?

Han pasado casi dos años desde que empecé el Método AleFit. Cada seis meses me hago un control con mi médico de cabecera. Mi porcentaje de grasa pasó de 43% a 24%. Pasé de una talla 66 a una 56 de chaqueta y baje de la talla 52 de pantalón a una talla 46. Logré perder 25 kilos de peso y todo esto gracias a este nuevo estilo de vida.

Nunca imagine que el Método AleFit iba a convertirse en el complemento perfecto a mi condición de paciente operado de cirugía bariátrica, cirugía que eche a perder por dejarme llevar por el demonio del azúcar.

Ganando la Batalla Para Perder Peso - AleFit_04La vida me regaló aquella tarde la oportunidad de cambiar, mejorar mi salud, volver a sentirme a gusto con mi aspecto fisico. Me regalo un poco más de seguridad, autoestima y confianza.

Volver a dibujarme una sonrisa en el rostro. Celebrar mi cumpleaños 46 acercándome a un poco a esa versión más perfecta de lo que me habría gustado ser. Me hace reflexionar que estoy en la mitad del camino.

Probablemente no tengo el cuerpo Fitness de revista que muchos soñamos. Pero logré perder peso y me convertí en un hombre saludable, lleno de energía.

He ido descubriendo como poco a poco la grasa se va derritiendo y va descubriendo la masa muscular que se ocultaba debajo. Que incluso estando en pesos inferiores al que tengo ahora, no había visto.

No es Cuestión de Peso

Todo este proceso de cirugías, todas estas batallas ganadas y perdidas me han enseñado que la vida no es cuestión de peso.

Cuando te haces grande importa más estar a gusto con lo que eres. Ralentizar el proceso de envejecimiento y estar por encima de todo saludable. En el camino del Método Alefit aprendí que lo más importante es perder grasa para disminuir el porcentaje de grasa corporal. Que la masa muscular es vital para un aspecto saludable y que el peso no importa.

Alejandra y Miguel siguen allí, me dan apoyo incondicional en mi proceso y veo con gusto como día a día el grupo de Followers del Método AleFit crece.

Hoy, soy parte de un equipo de trabajo que está ayudando a que personas que como yo, como tú o como muchos que andan perdidos por la red, estamos librando una batalla contra el exceso de grasa corporal. Muchos Followers ya están transformando sus vidas, han conseguido perder peso y disminuir su porcentaje de grasa corporal gracias a esta valiosa herramienta.

Solo deseo que este testimonio sea un aporte para todo aquel que sienta que está perdido. Vivimos en un mundo diseñado para flacos y esta herramienta me permitió aprender la manera correcta de comer para alcanzar mis objetivos. Sé que el equipo de En Forma Con Ale estamos trabajando día a día para hacerla llegar a tantas personas como sea posible.

Alejandra, Miguel seguimos avanzando. Gracias infinitas por vuestro apoyo y hacerme entender que a mis 46 años estoy en la mitad del camino para Ganar la Batalla para Perder Peso.

 

¿Te gustó este testimonio de Cándido? Compártelo con tus amigos, clicando en los iconos de la izquierda.

Puedes conocer mejor a Cándido y leer más de sus experiencias con el Método AleFit clicando aquí.

Salsa Pesto Alefit – Receta Sana y Deliciosa

Salsa Pesto Alefit Pimientos_4304

Salsa Pesto AleFit

Esta mañana, luego de hacer una clase de Ciclo y una de Pilates Motor, salí del gimnasio con la intención de  comprar apenas unos tomates y algo de limón. 

Sabes cómo es… Mudas el monedero del bolso de salir y lo metes en el bolso que llevas al Gym.  Vas a la tienda con la clara intención de comprar solo lo que necesitas, pero llegas a la tienda y, sin darte cuenta, sales del lugar ¡con dos bolsas llenas de verduras!

Le pregunto a la chica de la caja si eso es normal en todo el mundo-  porque te embelesas viendo todos esos vegetales, esas hojas, unas gamas de colores tan bonitos,  la frescura que te transmiten y comienza tu mente a crear platos y a hacerse la boca agua…

…total, que buscando los Tomates  encontré también unas hojas de Albahaca y me dije inmediatamente:

-Gabita tienes los piñones que te trajeron de Abu Dhabi. Aprovecha estas deliciosas hojas, tan frescas y tan buenas y prepara un buen frasco de Salsa Pesto AleFit  que da para muchas comidas: Tallarines de Calabacín al Pesto, Pasta al Huevo para la para el día libre, Vegetales a la Plancha o a la Barbacoa y condimentar otras comidas, sazonar ensaladas y mucho más…

Luego vi unos Pimientos  Rojos espectaculares. Me los imaginé fritos pero Ahhh! recordé como se me chispea la cocina cuando frío y eso me pone los pelos de punta. ¡Qué va! Mejor los freiré en el horno…

Total que llegas a casa, corres a meter en la nevera las cosas y te pones a hacer la Salsa Pesto AleFit porque si lo dejas para más tarde; malo. Si esperas 5 minutos, sale otra cosa y si metes las hojas de Albahaca en la nevera, cuando por fin las sacas, seguro que están negras . Así que dejas el bolso del Gym  al lado de la cesta de la ropa para lavar y te pones a preparar….

Primero, repasemos la lista de ingredientes y luego os cuento como se preparan…

Ingredientes de la Salsa Pesto AleFit

  • 2 Tazas de Hojas de Albahaca
  • 2 Dientes de Ajos grandes, pelados
  • ¼ de Taza de Piñones
  • Sal
  • Aceite de Oliva Extra Virgen

Modo de Preparación de la Salsa Pesto AleFit

  1. Pon los piñones en una sartén sin aceite a fin de tostarlos un poco. Eso le da un gusto fenomenal.
    Salsa Pesto Alefit Pimientos_4291No se te ocurra “aprovechar” para revisar tu Facebook en este momento. Tienes que estar muy pendiente porque los piñones se te pueden quemar muy rápido. Muévelos frecuentemente para que se doren uniformemente. Cuando les veas ese precioso color dorado, quita la sartén de la hornilla y deja que se vayan enfriando
  1. Mientras tanto, lava las hojas de albahaca, quítales los tallos y déjalas en un escurridor.
  1. Limpia los dos Dientes de Ajo y quítales esa vena central que tienen que hace que queden amargos si la dejas.
  1. En un procesador, licuadora o triturador, pon las hojas de Albahaca, los dos dientes de Ajo y media cucharadita de Sal.Salsa Pesto Alefit Pimientos_4298
    A mí me encanta la Sal Rosada del Himalaya y no me llames pija. La Sal del Himalaya, conocida como “Oro Rosa” ofrece los elementos naturales idénticos a los de nuestro cuerpo. No olvides que tu cuerpo es tu templo. ¿Por qué no darle lo mejor? Sigo…
  1. Ahora añádele el Aceite de Oliva Extra Virgen, y se bastante generosa: Un  poco más de una taza. En la medida que vas triturando todo irás viendo si lo quieres más denso o líquido.
  1. El momentazo piñón: Ve añadiendo los piñones tostados a la mezcla, triturando hasta que quede la pasta homogénea.
  1. Vale la pena comentar que, a pesar de que la clásica receta de Pesto lleva dos quesos, mi versión de Salsa Pesto AleFit no lo incluye. ¿Por qué? Porque sin queso puedes usar este Pesto toda la semana en la Fase II de AleFit. Cuando llega tu Día Libre le añades una buena ración de Parmigiano Reggiano DOP (con variante Grana Padano) y de Pecorino DOP y te preparas un super plato de Pasta. Disfrutarás igual con Pasta Normal o, si eres celíaca al 100% como yo, la versión sin Gluten.
  1. Ahora que has terminado de triturar el Pesto lo metes en un frasco de vidrio – Salsa Pesto Alefit Pimientos_4305que el aceite cubra bien la pasta – y a la nevera. Si ves que se va secando, le añades más aceite.

Así es. En un “tris” mi frasco de Salsa Pesto AleFit está listo y Ohhh!

En ese momento, mis ojos se posan en los bellísimos Pimientos Rojos que compré. Mi mente hambrienta se los imagina junto a unos Lomos de Cerdo que tengo en la nevera, con la Salsa Pesto AleFit.

Toma la sugerencia: Te muestro la receta de Lomo de Cerdo Asado y Contorno de Pimientos al Horno con Salsa Pesto AleFit clicando aquí.

¿Te gustó esta deliciosa receta de Salsa Pesto AleFit? Compártela con tus amigos clicando en los iconos de la izquierda.

Puedes conocer mejor a Gaby y leer más de sus deliciosas recetas clicando aquí.

Lomo de Cerdo Asado y Contorno de Pimientos al Horno AleFit con Salsa Pesto

Salsa Pesto Alefit Pimientos_4316En casa siempre tengo algo de proteína lista para mi y los tragaldabas de la familia. En este caso, aproveché unos Lomos de Cerdo Fresco, los preciosos Pimientos que traje de la tienda y la Salsa Pesto AleFit que preparé antes.

¿Quieres disfrutar este delicioso plato? Apoya la tablet en un atril en la cocina, cambia el tiempo de apagado automático de la pantalla, deja el blog a la vista (para no tener que tocar el cristal con los dedos) y pon manos a la obra…

Ingredientes de Lomo de Cerdo Asado y Contorno de Pimientos al Horno con Salsa Pesto AleFit

Modo de Preparación de Lomo de Cerdo Asado y Contorno de Pimientos al Horno con Salsa Pesto AleFit

  1. Salsa Pesto Alefit Pimientos_4314Frotas los Lomos de Cerdo con Sal y Pimienta, echas algo de Aceite de Oliva en una olla, añades cebolla y ajos a trozos, calientas todo hasta que se dore y añades los Lomos de Cerdo. 

Si fuese tu Día Libre del Método AleFit, le pondrías vino. Otros días le añades caldo.

Toma en cuenta que cocinar lomo crudo necesita unos 45 minutos.

  1. Lavas bien los Pimientos. Le pones Aceite de Oliva en Spray a la bandeja y luego rocías cada uno de los Pimientos y los pones en la bandeja. Metes la bandeja en el horno y le marcas 180 grados por una media hora… o menos (¡pendiente!).Salsa Pesto Alefit Pimientos_4315
  1. Aunque ahora si puedes ir a revisar tu Facebook (pon una alarma de no más de 20 minutos), te sugiero que primero laves los trastos que tienes allí sucios, los metas en el lavavajillas o whatever. Cuando hayas terminado de limpiar y ordenar seguramente sea momento de revisar los Pimientos en el horno.
  1. A los quince – veinte minutos asómate por la ventana del horno. Cuando la piel esté arrugada, hayan reducido un poco su tamaño y – elemental – ¡¡se vean dorados!!, estarán hechos. Los sacas del horno, los pasas a un plato junto con el Lomo de Cerdo, cubres todo con esa deliciosa Salsa Pesto AleFit¡A comer!  

A todas estas ya son más de las 2 de la tarde. Mientras reviso mi WhatsApp una alarma de mi teléfono me recuerda que tengo revisión médica a las 4. Recojo platos, ordeno la cocina, me ducho, me arreglo y salgo a toda velocidad. Entre mucho hacer (tan planificada ella), olvidé totalmente que la cartera sigue dentro del bolso del Gym y salgo… Cuando llego a la clínica a las 15:45 consigo un parking – de pago, eso sí.  Busco la cartera dentro de mi bolso de salir y sorpresa ¡No está!

– Gabita, no tienes ni una moneda y ni una tarjeta para pagar.

Pero, recuerda, chica lista, que gracias a las maravillas de la tecnología tienes una aplicación en el móvil para pagar. ¡Woohooo! Pero no será así que resuelvo mi problema. Esta zona de Madrid no está afiliada a la bendita aplicación.

– Gabita – le dije a mi otro yo – te toca re-planificar la cita . Bueno, algo más que hacer otro día. Pero, no es cosa de amargarme. Con solo recordar lo bueno que me quedó la deliciosa Salsa Pesto AleFit y las preciosas fotos que hice de todo el proceso para compartir, me quedé con una sonrisa y una anécdota más. Puse una canción en el coche y me dispuse a regresar a casa, conduciendo con ¡¡mucho cuidado!!

¿Te gustó esta deliciosa receta de Lomo de Cerdo Asado y Contorno de Pimientos al Horno con Salsa Pesto AleFit? Compártela con tus amigos clicando en los iconos de la izquierda.

Puedes conocer mejor a Gaby y leer más de sus deliciosas recetas clicando aquí.

Los muchos nombres del Demonio

Consumo Diario Promedio de Azúcar

Consumo Diario Promedio de Azúcar

Una de los temas de historias y películas de terror tiene que ver con los múltiples nombres del demonio.  Es como Beetlejuice, que si lo invocas por su nombre correcto más de 3 veces, se aparece y en ese momento la trama se pone realmente interesante (o hilarante, según el caso).

A nosotros nos concierne un demonio más mundano pero no por ello menos peligroso. El asunto es que, de los Hidratos de Carbono Rápidos – esos alimentos deliciosos que pueden causar estragos en nuestra salud – el más malvado y taimado es el azúcar. De manera insidiosa, lenta pero segura los azucares nos llevan por el camino del sobrepeso, la obesidad, la diabetes y problemas cardíacos (incluyendo la verdadera causa del exceso de colesterol en la sangre).

Además de que somos prácticamente adictos a su dulzura, se encuentra en múltiples formas y bajo cantidades de nombres diferentes. A continuación una lista que, aunque larga, no es completa. Seguro que conocerás otros nombres que añadir:

Nombres del Demonio Azúcar

Almidón de Maíz

Almidones

Amarilla

Azúcar

Azúcar de Avena

Azúcar de Caña

Azúcar de Coco

Azúcar de Confeccionar

Azúcar de Dátiles

Azúcar de Remolacha

Azúcar Invertido

Azúcar Moreno

Azúcar Orgánica

Caramelo

Cebada Diastásica

Cristales de Caña

Demerara

Dextran

Dextrosa

Diastasa

Dorado

Endulzante de Maíz

Etil Malitol

Fructosa

Galactosa

Glucosa

Jarabe de Agave

Jarabe de Algarrobo

Jarabe de Maíz

Jarabe de Maíz Alto Fructosa

Jarabe de Sorgo

Lactosa

Malta de Cebada

Malta Enzimática

Maltodextrina

Maltosa

Melaza

Miel

Moscabado

Panela

Panocha

Sacarosa

Sirope de Arce

Sirope de Arroz

Sirope de Malta

Sirope de Salvado

Sirope de Tapioca

Sorgo

Sucrosa

Turbinada

Zumo de Caña

Zumo de Frutas

 

Estilo Carbos Lentos – Alimentación Saludable

Un Buen Desayuno con Hidratos de Carbono Lentos

Un Buen Desayuno con Hidratos de Carbono Lentos

Hemos culpado a la Grasa Alimentaria de condiciones como el Sobrepeso, la Obesidad y de algunas Enfermedades Cardiovasculares. Ahora sabemos que el proceso es más complejo y que una parte importante del problema recae más bien sobre los Hidratos de Carbono Rápidos. El consumo desmedido de azúcares, panes, arroces y otros Hidratos de Carbono Rápidos es el principal causante de la obesidad y sus enfermedades asociadas incluyendo, el verdadero motivo del aumento del colesterol. Somos prácticamente adictos a los Hidratos de Carbono Rápidos que además aparecen en gran cantidad de alimentos y por eso nos cuesta tanto dejarlos.

Se llaman Hidratos de Carbono Rápidos porque son los alimentos que más rápidamente se convierten en glucosa en la sangre tras la digestión. Esta característica los hace idóneos para que poco después de comer podamos realizar un esfuerzo físico intenso – como escaparnos de un tigre o hacer ejercicio de carga – pero conlleva consecuencias negativas si, tras un buen plato de pasta o unas cuantos pedazos de tarta, nos echamos en el sofá a ver tele.

Estilo de Alimentación de Carbos Lentos

  1. Evito los Hidratos Rápidos – No los consumo (EXCEPTO +/- 30 minutos de hacer ejercicio intenso)
  2. Asumo el aburrimiento – Limito mi alimentación a un esquema sencillo que cubre mis necesidades nutricionales.
  3. No cuento ni reduzco las calorías – ¡Sin exagerar!
  4. Desayuno Temprano Proteico – El primer paso del cambio
  5. Cuido las Bebidas – ¡Que se cuela mucha azúcar!
  6. No como Frutas – Una bomba de azúcares
  7. Un día libre a la semana – ¡Siiiiiiiii!

Alimentación Carbos Lentos en Detalle

1.- Evito los Hidratos de Carbono Rápidos

Los Hidratos Rápidos aportan energía “urgente” al organismo, cosa necesaria en una emergencia o al hacer ejercicio intenso. Muy inconveniente el resto del tiempo. El exceso de azúcar urgente se convierte a grasa corporal y promueve la resistencia a la insulina lo que dificulta la quema de grasa corporal y finalmente, la diabetes.

Hidratos de Carbono que evito:

  • Azúcares (TODAS las modalidades. Mira aquí una lista)
  • Panes (Blancos, integrales o de cereales)
  • Empanados (Fritos, Empanadas, etc)
  • Pastas (Normal e Integral)
  • Arroz (Todos Blanco, Integral o Basmati)
  • Patatas, Batatas
  • Maíz (Tortillas, Nachos, Arepas, etc.)

2.-Asumo el aburrimiento

No hay duda, los Carbos Lentos son bastante aburridos pero hay que hacer de ello una virtud. Selecciono los alimentos a partir de esta reducida lista que conozco bien. No incluyo otro hasta determinar cuanto aportan de cada nutriente (especialmente de Hidratos de Carbono y Azúcares)

  • Proteínas (Huevos, Pechuga o Pata de Pollo o Pavo, Vacuno, Pescado, Cerdo)
  • Legumbres (Lentejas, Alubias / Fabes, Garbanzos)
  • Vegetales (Espinaca, Espárragos, Guisantes, Brócoli, Judías Verdes, Coliflor, Col Agria)
  • Grasas (Aceitunas, Aceite de Oliva, Aguacate, Frutos Secos, la de la Carne o Pescados, Mantequilla, etc.)

3.- No cuento ni reduzco calorías

En mi estilo de alimentación no necesito hacer ningún esfuerzo especial por reducir las calorías.  Al contrario, debo asegurar que consumo las calorías que necesito. Los Hidratos de Carbono Rápidos son mucho más densos en calorías que los Lentos por lo que, si no adapto las cantidades, puedo quedar corta fácilmente. Un plato de pasta es mucho más calórico que el mismo volumen de Brócoli y, admitámoslo, es poco probable que me coma un plato entero de brócoli. Si buscase reducir calorías, solo con eso lo logro, pero entonces estaría baja de energía (la clásica queja de la gente a dieta). Es preferible alcanzar las necesidades de energía con mayores cantidades de Carbos Lentos (Alubias, Lentejas, etc) o incluso Grasas (Huevos, Aguacate, Frutos Secos, etc.).

 Aunque en mi esquema los frutos secos y el aguacate son alimentos “buenos” le pongo algo de coto por ser MUY calóricos. Un aguacate al día (o su equivalente en guacamole) me va muy bien.

Los Frutos Secos son, además, de “alimentos de ocio”. Son un snack ideal excepto que es muy fácil pasarse. Nadie come unas cuantas almendras, nueces, cacahuetes, etc. Si te sientas al ordenador con la bolsa a tu lado, juralo que te la terminas. Cuando quiero almendras cojo un puñado pequeño y dejo la bolsa en su sitio. 

4.- Desayuno Temprano Proteico

Tomo mi desayuno ideal a los 30 minutos de despertar. Consiste de una tortilla de 4 huevos (a veces 6) con guacamole. Miguel come una bandeja de Jamón Serrano y dos huevos. Cuando tiene tiempo se prepara una tortilla de 3 huevos y la acompaña con lentejas y brócoli.

¡Puaj!, dicen muchas al oír esto. – “Necesito mi tostada y mermelada

Lo que quieren es el chute de energía que aportan los Hidratos de Carbono Rápidos. El problema es el que ya he mencionado: Picos de Insulina, Rápida conversión a Grasas y una nueva necesidad de Hidratos a media mañana. Un circulo vicioso.

Mejor darle al cuerpo lo que realmente necesita para afrontar el día: Proteína (30% del total de calorías del desayuno), Carbos Lentos (una fuente de energía más consistente) y Grasas (comer grasa enseña al cuerpo a quemar grasa).

Si no tengo tiempo o ganas para un desayuno tan pesado me preparo un batido de proteína.

 5.- Cuido las Bebidas

Si Tomo:

  • Agua
  • Agua con gas y Limón *
  • Té y Café sin azúcar *
  • Café con Mantequilla *
  • Refrescos Zero *

* Hay discusiones sobre el uso y abuso de edulcorantes. Hasta ahora los estudios no son concluyentes en una u otra dirección. En caso de dudas, mejor minimizar el consumo hasta que se determine su efecto en la salud personal pero no usar ni azúcar ni sus sucedáneos (aunque digan “natural”, “ecológico” o cualquier eufemismo). La miel, el jarabe de agave, el jarabe de arce, la fructosa, etc. etc. son igualmente perniciosos.

No tomo:

  • Leche o Lácteos (Si puedo tomar Yogur natural sin azúcar ni frutas)
  • Refrescos normales
  • Café o Te azucarado
  • Zumos de Frutas
  • Bebidas Alcohólicas
  • Bebidas de Soja

6.- No como Frutas

Las frutas son unas de las vacas sagradas de la nutrición y este comentario sobre el estilo de Alimentación de Carbos Lentos causa gran controversia, lo sé. La realidad es que las frutas no son imprescindibles. A nuestros ancestros les costaba mucho trabajo conseguir frutas todo el año y si eran de otras partes del mundo, nada de nada. Cierto que le daban cítricos (limones y naranjas) a los marinos para evitar el escorbuto, una enfermedad propia de la deficiencia de vitamina C, pero eso era porque – entonces – no había otra manera práctica de aportar la vitamina en un barco. Hoy, en occidente, tenemos muchas opciones para obtener todas las vitaminas y minerales que necesitamos.

Pero, si las frutas aportan vitaminas, ¿por qué esquivarlas? Por la enorme carga de azúcares (fructosa) que acompañan. Puestas en la balanza, de un lado lo positivo de las vitaminas y del otro lo negativo del azucar, es mejor prescindir de las frutas. Además, obtengo las mismas vitaminas y minerales de vegetales y legumbres que si como en cantidades. De todas maneras, no te preocupes demasiado que pronto viene el punto que resuelve los conflictos: el día libre.

Pero, ¡la fructosa es “natural”!

La fructosa se convierte rápidamente a Fosfato de Glicerol (NADH) que el hígado transforma en Triglicéridos que se acumulan finalmente como grasa corporal. Además, como metabolizar fructosa distrae al hígado de sus funciones principales, el consumo prolongado afecta los niveles de albúmina y hierro. Ambos malos especialmente en los hombres.

Excepciones: Si como Tomates, Aguacates y Aceitunas (aunque no lo creas, son frutas) y tomo Pomelo junto al café de la mañana y limonadas (hechas en casa) en cualquier momento.

 7.- Día libre

Una día a la semana me salto todas las indicaciones anteriores. Me zampo tartas, panes, pizzas, arroces, patatas, hamburguesas o perritos calientes como si se acabase el mundo. Puedo beber cerveza, vino, ron o cualquier licor. Disfruto fresas, plátanos y mangos, dulces, helados, chocolate de leche (y azúcar), flanes o pudines hasta reventar.

Este día libre no es opcional. Es necesario e importante para cumplir los objetivos tanto nutricionales como de gestión metabólica. Si intentase mantener un déficit de manera prolongada el cuerpo entraría en previsión de hambruna y reduciría mi metabolismo, disminuyendo mi capacidad de quemar grasas. Es un engaño necesario y muy bienvenido.

El día libre tiene además un componente psicológico importante. Es más fácil mantener la disciplina durante la semana cuando se que pronto me puedo (y debo) dar el festín.

Mi día libre es el domingo, pero comienza el sábado noche. Así puedo cenar en la calle o salir de copas sin romper mis esquema.

 

 

¿Te gustó? Comparte este artículo clicando a la izquierda

¿Tienes Comentarios? Clica abajo para compartir con todos tus opiniones

No podía creer que haya discriminación por esto

Discriminación por Sobre Medidas medLa discriminación es uno de los factores más complejos de definir claramente porque – fuera de su círculo íntimo – poca gente acepta que discriminan. Sin embargo varios estudios demuestran que lo hacen.

A lo largo de los años se han reconocido y atacado flagelos sociales como la discriminación racial y la discriminación por género pero se ha demostrado que hay muchas más elementos que propician discriminación y dan ventajas o desventajas a personas por razones que solo pueden considerarse “de imagen”.

En la Nueva Economía es necesario cuidar  todos los factores que afectan la competitividad personal la discriminación por sobre medidas es uno de ellos.

 

Dificultades para conseguir empleo por Discriminación

Las Universidades de Manchester, Reino Unido y la de Monash, Australia realizaron un estudio conjunto en el que entregaban a un numero de estudiantes de económicas currículos de posibles candidatos a un empleo equilibrados para asegurar que, objetivamente, todos los candidatos tuviesen las mismas oportunidades de ser escogidos para dicho empleo.

Los estudiantes desconocían el verdadero motivo del estudio y cada CV incluía la foto del candidato con una particularidad: eran personas que habían sido obesos y habían logrado reducir sus medidas hasta alcanzar la normalidad.

Una vez analizados las selecciones hechas por los participantes en el estudio se mostró una fuerte correlación de discriminación negativa hacia aquellos que mostraban sobre-peso. Sus solicitudes de empleo eran rechazadas a favor de las solicitudes donde figuraban ellas y ellos mismos pero con medidas más esbeltas.

Menos Ingresos por Discriminación

Investigadores del London Business School y la Universidad de Florida analizaron estadística de datos personales e ingresos de más de 11.000 alemanes y 12.000 norteamericanos recogida durante 25 años y descubrieron que, en promedio, la gente con sobrepeso terminaba ganando entre 8.000 y 12.000€ menos al año que las personas con medidas normales.

Efecto del peso en los ingresos

El estudio también confirma que esa discriminación tiene un comportamiento diferente con las mujeres que con los hombres. En el caso de ellas, a más peso, menos ingresos mientras que en el caso de ellos mejoran sus ingresos hasta alcanzar cierto peso y luego vuelven a perder nivel.

¿Que opciones tiene la persona con sobre-medidas?

¿Es justo que exista esta discriminación? Obviamente no, pero uno debe saber a que se enfrenta y gestionarlo. No tiene sentido ir a una reunión de banqueros en chándal y zapatillas pero es la ropa adecuada para hablar con deportistas. Vistos estos estudios, la persona con sobre medidas puede:

En términos de marketing, ambas son válidas aunque no debemos olvidar que hay razones de salud para mejorar la forma física.

Fuentes:

 

¡Comparte este blog!

Come Hidratos Felices ¡Todo lo que quieras!

 

Es cierto que Tomate Felizel programa de “Reseteo Hormonal” reduce el consumo de Hidratos de Carbono a casi cero (dependiendo de si es día de descanso o de entrenamiento) pero hay alimentos que, aunque se clasifican como Hidratos, no cuentan en esta prohibición. Estos son:

  • Ajo
  • Arúgula
  • Berenjena
  • Berro
  • Brócoli (Brécol)
  • Calabacín
  • Cebolla
  • Champiñones
  • Coles de Bruselas
  • Coliflor
  • Espárragos
  • Espinaca
  • Lechuga
  • Okra (Quimbombó)
  • Pepino
  • Pimientos
  • Rábano
  • Repollo
  • Tomate

De estos alimentos puedes (y debes) comer mucho – tanto en día de descanso como en día de entrenamiento – porque aportan vitaminas, minerales y fibra pero son bajos en Hidratos Rápidos y en calorías.

La aplicación tiene dos versiones de estos alimentos: la versión “Oficial” y la “RH”. Para que los (pocos) Hidratos de Carbono de estos alimentos no sumen, las versiones “RH” tienen los Hidratos en cero.

 

¡Comparte este artículo con tus amigos!

Esquema de Carbos Lentos

 

Carbos Lentos 01Te voy a contar como es el esquema de tipo “Carbos Lentos” que seguimos para “hackear” nuestro cuerpo y lograr las medidas que queríamos de la manera más sencilla y natural.

Prefiero la palabra “esquema” porque a estas alturas, dieta ya suena a fracaso. Una dieta es algo que haces por un tiempo limitado para perder peso (como en “Tengo que hacer una dieta relámpago porque el mes que viene es la boda de Julieta”). Te matas un mes comiendo lechuga y al final no sirve o porque abandonas o porque el efecto se pierde con efecto YoYo.

Además, a mi me interesa controlar mi Porcentaje de GRASA CORPORAL y me preocupa menos (¡nada!) el PESO. Entre uno y otro enfoque, la estrategia es diferente.

A continuación te explico las partes del Esquema Carbos Lentos, pero si solo sacas una cosa de este artículo que sea esto: Evita los Hidratos de Carbono Rápidos. Dejarás los panes y bollos, las tartas y pizzas, patatas y el maíz en tu día a día.

A: Reseteo Hormonal

  • Durante un mes no comimos (casi) nada de Hidratos de Carbono

Quizás no lo sepas, pero los Hidratos de Carbono son los principales causantes de nuestras gorduras. El proceso es bastante complejo y lo tratamos en detalle en otros posts pero podemos resumirlo así:

Los hidratos de carbono que “sobran” se almacenan como grasa. Además, nuestros hábitos alimenticios han “mal-acostumbrado” la producción de Insulina, hormona que debemos “resetear”. Por eso hicimos algo extremo (por poco tiempo): Durante un mes no comimos casi nada de de Hidratos. Si comimos Proteínas, Grasas y Vegetales Fibrosos (espinacas, brócoli, tomate, etc) que son  técnicamente Hidratos pero “de los que mejor se portan”.

Tras ese plazo “de choque” pasamos al esquema de “los 5 principios”, una forma de comer que seguimos normalmente.

B: 5 Principios de los Carbos Lentos

  1. Evita los hidratos rápidos
  2. Haz del aburrimiento una virtud
  3. No bebas calorías
  4. No comas frutas
  5. Rompe estas reglas un día a la semana

1.- Evita los Hidratos “Rápidos”

No comas Hidratos “Rápidos” (este post sobre el Índice Glucémico explica porque llamamos “hidratos rápidos” a unos alimentos hidratos e “hidratos lentos” a otros). Los reconocerás más fácilmente porque son los alimentos fundamentalmente “blancos”: Azúcar, Arroz, Pan, Pasta, Patatas y Maíz. Incluyo aquí todas sus versiones no blancas (arroz integral, maíz amarillo, etc).

2.- Haz virtud de lo aburrido

 Ciertamente lo que proponemos es aburrido, aunque no tiene porque ser soso. Si reduces los alimentos, reduces las opciones y eso puede parecerte aburrido. Lo es. Pero velo como una ventaja: no tienes que pensar demasiado en “que hacemos hoy para comer”. Es igual que usar uniforme para el trabajo. Te ahorras mucho tiempo cada mañana.

Muchos esquemas alimenticios fallan justamente por ponerse a inventar: “Seguro que si le pongo Bechamel no pasa nada” o, “Hoy me doy un gusto, pero mañana como la mitad”.

3.- No bebas calorías

Es fácil hacerse la idea de que un líquido “no hace nada”. Muchas veces es todo lo contrario. Muchas bebidas son justamente las causante de que no puedas controlar tus medidas. Los refrescos, los zumos y la leche son unas de las razones por las que no logramos reducir esos centímetros. Ni hablar de la cerveza, el vino y otras bebidas alcohólicas.

Lo mejor es beber solo agua. Vale, muy aburrido (ver #2) pero no hay duda que es lo mejor. Si te supera eso de beber agua sola, puedes tomar agua con gas y/o echarle zumo de limón pero del de verdad.

Otra opción, no tan buena, son los refrescos “zero”. Hay estudios que sugieren que, aún sin calorías, los edulcorantes tienen el mismo efecto que el azúcar, pero aún no hay conclusiones firmes.

4.- No comas frutas

¡¿Qué?!  ¡Con lo sanas que son! (etc, etc). Todo en su momento (ver #5). Es cierto que las frutas tienen vitaminas, minerales y algo de fibra pero cargan con el equipaje de montones de azúcar (la fructosa). Si te preocupan los micro-nutrientes tómate unas pastillas de vitaminas y minerales.

5.- Rompe estas reglas un día a la semana

Rompemos todas estas reglas los domingos cuando comemos pizza, pasta, tartas, chocolate, helados, frutas, salsas, tomamos vino o cerveza, etc, etc. Como uno normalmente sale a cenar o de copas los sábados, podemos asumir que domingo “empieza” a las 22:00 del sábado (y termina a las 22:00 del domingo, claro).

Cuando uno limita la alimentación nuestro organismo “se da cuenta” y modifica el metabolismo para adaptarse a lo que podría ser una hambruna o largo invierno. Se hace cada vez más difícil controlar las medidas porque el cuerpo se resiste. Su función primordial es la supervivencia y preferirá ralentizar nuestra actividad (“me siento tan cansada”) para que gastemos menos energía y ahorremos reservas. Por ello es preferible controlarlo durante seis días y darle “todo” una vez a la semana.

Esta estrategia tiene, además, un beneficio psicológico. Es muy difícil mantenerse firme por tiempo indefinido con los principios expuestos aquí. Nos gusta comer pasta, arroz, tartas, frutas, vino y cerveza porque saben bien. No es nada agradable convertirnos en monjes tibetanos. Si sabemos que tras 6 días de aburrimiento podemos disfrutar uno sin límites, el proceso se hace más llevadero.

 

Nota 1: Se distinguen tres grandes tipos de alimentos: Proteínas, Grasas y Carbohidratos. Las Proteínas son – principalmente – las carnes (de vaca, pollo, pescado, etc) y ciertos vegetales (la Soja, etc).Las grasas pueden ser de origen animal (tocino, grasa de pollo, etc) o vegetal (aceitunas, aguacates, nueces, etc). Lo demás (pasta, arroz, patatas, etc) son Hidratos de Carbono. La mayoría de los alimentos tienen algo de los tres tipos pero en diferentes proporciones.

Por ejemplo, las lentejas son principalmente Hidratos de Carbono (un 17%), pero también tienen Proteínas (un 7%) y Grasas (<0,5%). Las carnes suelen ser proteína (20%-25%) y grasas (15%-25%) mientras que el Aceite de Oliva es pura grasa y el azúcar puro Carbohidrato.

Nota 2: A veces digo “Hidratos de Carbono” y a veces “Carbohidratos“. Ambos son correctos pero uso el segundo más a menudo por ser una sola palabra.

Nota 3: Además, hay un montón de otras cosas super-importantes como la fibra, las vitaminas y los minerales, pero lo grueso (en volumen) son esas tres.

Nota 4: Uso “esquema” porque no me gusta la palabra “dieta” que suele entenderse como algo que se hace por un tiempo específico para lograr un resultado puntual (típicamente “perder peso”). Dos definiciones de “dieta” de la Real Academia Española indican que es un “Régimen para enfermos” o la “Privación de comer”. Nosotros usamos la tercera definición de “dieta”: “Sustancias que regularmente se ingieren como alimento”. Hacemos énfasis en “regularmente” porque es una forma de vida.

Índice Glucémico Un Número Super Importante

Ibiza Yoga 0311B BigEl Índice Glucémico es una medida RELATIVA de que tan rápido un alimento (con Hidratos de Carbono) afecta el nivel de glucosa de la sangre.

Aunque los estudios se hacen de manera muy científica y rigurosa, los números dependen de tantas variables que son solo aproximaciones. El número exacto no es importante. Lo que necesitas saber es donde (más o menos) se encuentra el alimento en la tabla.

La idea del Esquema de Carbos Lentos es evitar los alimentos que se encuentran en la parte alta de la tabla (Índice Glucémico IG superior a 55) y preferir los alimentos de la parte baja de la tabla (Índice Glucémico IG inferior a 30).

Los alimentos del medio de la tabla se consumen con medida y oportunidad. Es decir, cuidamos las cantidades  y cuando los comemos.

Nosotros solo comemos Hidratos de Carbono de Índice Glucémico bajo  (brócoli, tomate, cebolla, espinaca, etc) con las comidas rutinarias.

Si tenemos un ansia especial de hidratos, esperamos a hacer ejercicio intenso y entonces comemos del medio de la tabla (sin que pase más de una hora entre el ejercicio y la comida con Hidratos de IG Medio).

El día “libre” (típicamente el domingo) comemos de cualquier parte de la tabla, preferentemente de la parte alta (IG mayor que 55).

 

 

En resumen:

A.- Evitar los arroces, patatas, productos de trigo (panes, empanados y rebozados, pastas, tartas, etc) y los productos de maíz y cereales

B.- Comer Proteínas, Legumbres y Vegetales (ver este post)

C.- ¡No beber calorías! Los zumos, las bebidas alcohólicas, los refrescos, la leche o las bebidas de soja. ¡FUERA!

D.- No comer fruta. ¡Es mucho azúcar! Déjala para el domingo.

E.- ¡Ahhh! ¡El domingo! Dedícate al placer el domingo. Lee este post…

 

Indice Glucemico 02

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tu Porcentaje de Grasa Corporal (%GC)

Determina tu Porcentaje de Grasa Corporal para saber cuantas Calorías, Proteína, Grasas e Hidratos de Carbono a comer en la primera fase del programa

[CP_CALCULATED_FIELDS id=”7″]

 

¿Cuanta grasa tienes en el cuerpo?

Como ya hemos comentado, lo realmente importante no es cuanto pesas. Puedes pesar más o menos, tener un IMC (Índice de Masa Corporal) mayor o menor, incluso, puedes ser más o menos fuerte, pero ninguno de esos valores define tan bien si “estas en forma” como la cantidad de grasa como fracción de tu masa total.

O sea, la mejor indicación de “estar en forma” es el %GC, el Porcentaje de Grasa Corporal.

Vale, diferentes personas pueden preferir un rango u otro por toda una gama de razones. La primera (y más importante): Las mujeres deben tener más grasa en el cuerpo que los hombres. Tener un %GC demasiado bajo puede causar una serie de daños a las mujeres y más aún a las embarazadas. También es MUY importante contar con la cantidad adecuada de grasas durante el desarrollo. Una chica con poca grasa puede tener problemas de menstruación, por ejemplo.

Otras razones importantes tienen que ver con el ambiente donde se vive. Si vives en climas fríos te vendrá bien más aislamiento (Más Frío = Más Grasa). Ciertos trabajos y deportes “prefieren” más o menos grasa corporal. Por ejemplo, un corredor de maratones suele tener (y necesitar) menos grasa. En cambio un  luchador de “Sumo” japonés debe tener más grasa para tener más peso al enfrentarse al contrincante.

También son importantes las consideraciones puramente estéticas. Cada quien alberga su ideal de auto-imagen y tiene todo el derecho a aspirar a él sin que terceras personas le obliguen a otro. Algunos prefieren verse más rellenitos mientras otros se imaginan secos.

Pero no puede obviarse que hay razones de salud para mejorar el Porcentaje de Grasa Corporal. No es necesario obsesionarse con números específicos. Nuestros cuerpos fluctúan y ninguna formula es “exacta”. Es preferible apuntar a estar dentro de un rango que equilibre la salud, el disfrute de la vida y la estética en equilibro muy personal.

Dicho lo anterior, esta tabla sirve de guía en cuanto a los rangos de Porcentaje de Grasa Corporal:

Porcentaje de Grasa Corporal 02

En base al %GC (Porcentaje de Grasa Corporal) resultante se sugieren las calorías y la cantidad de Proteínas, Hidratos y Grasas diarios a consumir para iniciar el proceso de Control de Medidas.

Si comes la cantidad de calorías que aparece en “Calorías Mantenimiento” ( y no varías nada más) mantendrías las medidas que tienes actualmente.

Para reducir el %GC se necesita o a) aumentar la cantidad de ejercicio o b) consumir menos calorías o c) ambos. No se debe cambiar la rutina demasiado (por cierto, consulta a tu médico). La cantidad que aparecerá en “Calorías días Entreno” o “Calorías días Descanso” son valores adecuados para una persona sana (mujeres NO embarazadas) y SOLO durante un mes. Después de ese plazo se modifica la estrategia (ver entrada correspondiente del blog).

¡Importante!: Queremos “estar en forma y saludables” (no buscamos simplemente “Perder peso”). Durante esta fase vamos a “comer menos” pero eso es solo una parte del plan y solo dura un mes. En este plan es importante comer la cantidad adecuada de Proteínas, Hidratos y Grasas (y vitaminas, minerales, etc) y hacer Ejercicio.

Apunta tus resultados personales para que puedas observar la evolución y ajustar el plan a tus circunstancias personales.